• Londres, Inglaterra |
  • |
  • |
  • EFE

La policía británica informó hoy de que ha llevado a cabo una "explosión controlada" en las inmediaciones del estadio Manchester Arena, donde al menos 19 personas han muerto y 50 han resultado heridas tras escucharse una detonación.

La explosión controlada de un objeto en Mánchester reveló que contenía ropa, no una bomba, confirmaron después las autoridades.

La explosión controlada se produjo en los jardines de Cathedral Gardens, frente a la estación de tren de Victoria y el recinto deportivo donde esta noche se celebró un concierto de la estadounidense Ariana Grande.



"Se va a producir una explosión controlada en Cathedral Gardens en poco tiempo. Si escuchan algo, no se preocupen", advirtió la policía a través de Twitter a la 01.30 hora local (12.30 GMT).

Las fuerzas de seguridad han señalado que están tratando el incidente en Manchester como un ataque terrorista, aunque todavía no se ha aclarado el origen de las explosiones que se han escuchado en el Manchester Arena.

Testigos han descrito a los medios locales escenas de pánico cuando la multitud trataba de abandonar el estadio después de oír una detonación.

"Todo el mundo estaba gritando y corriendo, el suelo estaba repleto de abrigos y teléfonos móviles. La gente simplemente lo arrojaba todo", relató a la BBC Robert Tempkin, de 22 años.

Majid Khan, de 22 años, describió a la agencia local PA cómo la explosión se produjo una vez terminado el concierto, cuando el público comenzaba a abandonar el recinto.

"Se produjo una detonación y todas las personas que estaban en el otro lado del pabellón se pusieron a correr de pronto hacia nosotros porque trataban de salir hacia (la calle) Trinity Way", afirmó Khan.

Esa salida "estaba bloqueada, por lo que todo el mundo corría para encontrar cualquier salida lo antes posible", afirmó.

Otro testigo explicó que poco después de que la cantante se despidiera del público "las luces se encendieron, se produjeron grandes estruendos y la gente empezó a correr y gritar".

"Nos metimos en un ascensor hacia el piso superior, hacia las salidas. Cuando se abrieron las puertas vi sangre en el suelo y dos personas heridas. Tenían sangre en toda su cara", afirmó ese testigo.