•   Máchester, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La primera ministra británica, Theresa May, anunció el refuerzo del nivel de alerta terrorista de “grave” a “crítico” tras el atentado suicida cometido por un estudiante de origen libio en Mánchester el lunes por la noche y que dejó 22 muertos.

“No podemos ignorar la posibilidad de que un grupo de individuos mayor esté vinculado al atentado de Mánchester”, subrayó Theresa May, que también anunció el despliegue de militares para apoyar a la Policía. 

El nivel “crítico” significa que un ataque se considera inminente.

La Policía avanzó en la investigación. “El sospechoso de la atrocidad de la pasada noche fue identificado como Salman Abedi, de 22 años”, dijo a la prensa Ian Hopkins, comandante de la Policía de Mánchester. El diario Daily Telegraph añadió que Abedi nació en Reino Unido, de padres libios.

El sospechoso hizo estallar su carga explosiva la noche del lunes en el vestíbulo del Manchester Arena, al término de un concierto de la estrella juvenil estadounidense Ariana Grande, dejando al menos 22 muertos y 59 heridos.

El autor del atentado, el más mortífero en suelo británico en 12 años, “deliberadamente apuntó contra niños y jóvenes que disfrutaban de una de las mejores noches de sus vidas”, lamentó la primera ministra británica Theresa May.

El comandante de la Policía de Mánchester dijo a la prensa que “la prioridad es establecer si (el atacante) actuó solo o como parte de un grupo”, añadió, tras confirmar la detención de un hombre de 23 años y el registro de dos viviendas.

Un miembro de la comunidad libia de Mánchester dijo al diario The Guardian que el padre de Abedi “debe estar desconsolado. Siempre fue muy beligerante con la ideología yihadista, y estos del Estado Islámico no son ni siquiera yihad, son delincuentes”.

De acuerdo con Daily Telegraph, Abedi nació en la ciudad donde supuestamente cometió la matanza, de padres libios que escaparon del régimen de Muamar Gadafi.

Víctimas jóvenes

Hasta la tarde del martes solamente se había anunciado la identidad de dos víctimas: la niña de 8 años Saffie Rose Roussos, y la adolescente Georgina Callander, de 18, ambas del vecino condado de Lancashire.

La agencia de propaganda del EI afirmó por su parte que hay un “equipo” de combatientes detrás del atentado. 

El ataque es el más grave en suelo británico desde julio de 2005 cuando una serie de atentados suicidas dejó 52 muertos, además de cuatro kamikazes, y 700 heridos en el metro y un autobús de Londres. Este ataque fue reivindicado por un grupo que decía pertenecer a la red Al Qaida.