•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

A menos de tres semanas de una nueva jornada nacional de protesta convocada por el político opositor Alexéi Navalni para el 12 de junio, la presidenta del Senado ruso, Valentina Matvienko, sugirió la necesidad de prohibir por ley la participación de menores en manifestaciones políticas.

"Estoy convencida de que los menores, niños y adolescentes, no deben participar en semejantes actos, especialmente si estos no están autorizados", dijo Matvienko al periódico "Izvestia".

La legisladora invitó a profesores y asociaciones de padres a tomar cartas en el asunto y pensar "cómo se puede evitar eso".

En este sentido, indicó que el Consejo de la Federación (la Cámara alta del Parlamento) de Rusia también puede sumarse a la discusión, y podría llegar incluso a prohibir la participación de menores en las protestas.

Sin embargo, la jefa del Senado ruso precisó que "nadie va a prohibir nada enseguida" y prometió "una amplia discusión" previa para conocer la opinión de la población al respecto.

Según el periódico independiente ruso "Nóvaya Gazeta", en la ciudad de Samara (región del Volga) los docentes han recibido instrucciones para que expliquen a los estudiantes las consecuencias que puede conllevar la participación en actos organizados por Navalni.

En una circular respecto a la convocatoria del 12 de junio, se advierte de que, de participar, los jóvenes pueden incurrir en delitos relacionados con actividades extremistas, que se castigan con hasta 10 años de cárcel.

Además, la nota advierte de la "responsabilidad" de los profesores si sus alumnos son detenidos en esa protesta, y de los padres, que "pueden verse perjudicados en el trabajo, especialmente si son funcionarios públicos".

Decenas de miles de rusos respondieron el pasado 26 de marzo en más de 80 ciudades del país a la llamada de Navalni a participar en una jornada de protestas contra la corrupción en la administración pública.

En el centro de Moscú, la protesta, no autorizada por el ayuntamiento, se saldó con la detención de Navalni y varios centenares de manifestantes, entre ellos muchos estudiantes de secundaria y universitarios.