•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El jefe del Parlamento de Venezuela, el opositor Julio Borges, participará el próximo miércoles en una reunión de la comisión de Asuntos Exteriores de la Eurocámara, indicaron este miércoles fuentes parlamentarias, después que casi dos meses de protestas opositoras dejaran más de 50 muertos.

Su visita tendrá lugar cuando el gobierno venezolano quiere la elección de una Asamblea Constituyente en julio, pese a una oposición, que controla el actual parlamento, decidida a intensificar las protestas en las calles para sacar al mandatario Nicolás Maduro del poder.

Borges "vendrá a hablar de lo que está pasando en Venezuela", según una fuente del Partido Popular Europeo (PPE, conservadores), impulsor del viaje. En concreto, el político venezolano tiene previsto participar el miércoles por la tarde en una reunión de la comisión de Asuntos Exteriores.

Por el momento, no está confirmado si el presidente de la Asamblea se reunirá con su homólogo europeo, Antonio Tajani, quien la víspera, en una acalorada sesión solemne de la Asamblea Parlamentaria Eurolatinoamericana, dijo que "un país donde la oposición está en la cárcel no es un país democrático".

Tajani, muy crítico con la situación en el país latinoamericano, llamó el martes en Florencia (Italia) a "encontrar junto una solución" en Venezuela, donde "la crisis política se transformó en crisis social, económica y humanitaria".

Las declaraciones de Tajani le valieron la condena de los europarlamentarios de izquierda radical (GUE), para quienes sus "despreciables" palabras eran un "intento de interferir una vez más en los asuntos internos" de Venezuela, dijeron en un comunicado

El lunes, Javier Couso, eurodiputado del GUE, y el viceministro de Venezuela para las relaciones con la UE, Yván Gil, celebrarán un encuentro con los periodistas para abordar "el estado de las relaciones entre el gobierno venezolano y Bruselas", confirmó su grupo.

La UE ya ha mostrado en varias ocasiones su preocupación sobre Venezuela y pedido la liberación "de los opositores políticos encarcelados". El 15 de mayo, los cancilleres europeos urgieron a alcanzar una "solución pacífica" y llamaron a "todas las partes" a abstenerse "de cometer actos violentos".

La Eurocámara, que a juicio de Caracas, "alienta" a opositores "violentos", había condenado a finales de abril la "represión brutal" en Venezuela.