• Nueva York |
  • |
  • |
  • EFE

El expresidente peruano Alejandro Toledo rechazó hoy hablar en Nueva York de su situación judicial y pidió a los medios de comunicación no quedarse atrapados "en la noticia del día a día".

"No estoy en las Naciones Unidas para hablar de la situación. Estoy hablando aquí de la sostenibilidad del desarrollo global. ¿Puede entender eso?", dijo en respuesta a las preguntas de los periodistas.

Toledo animó a los informadores a que "salgan más allá de la noticia del día a día" y prefirió no expresarse sobre Perú, donde está acusado de haber recibido sobornos de la empresa brasileña Odebrecht.

Preguntado por si tiene algún mensaje para el actual Gobierno de su país dijo: "Estoy en las Naciones Unidas, no voy a hablar del Perú ahora. Yo le deseo muchísima suerte al presidente Pedro Pablo Kuczynski. Tengo gratitud porque ha sido mi ministro de Economía".

Toledo intervino hoy en una conferencia celebrada en un hotel cercano a la sede de la ONU, impulsada entre otros por la World Development Foundation y por la misión de Surinam ante Naciones Unidas.

El Gobierno de Perú envió una nota de protesta a la representación de Surinam por haber invitado al foro al expresidente, a pesar de que cuenta con una orden de captura internacional y un pedido a Estados Unidos para su extradición.

Hoy, Toledo dijo a los periodistas que "nadie es profeta en su propia tierra" y se definió como "un indio gitano que trota por el mundo".

En sus declaraciones a los periodistas insistió en que quería centrarse en "temas de fondo" como el desarrollo sostenible y el futuro del planeta, asuntos que abordó en su discurso en la conferencia

"En democracia, con el debido proceso en las reglas del juego, todos son inocentes hasta que se prueben culpables", agregó.

Toledo insistió en que es tiempo de "matar la pobreza, la desigualdad, la exclusión" y defendió que la mejor vía es la "educación de calidad".

El expresidente peruano, que reside en Estados Unidos, dijo que pasará un par de días más en Nueva York antes de regresar a sus responsabilidades en la Universidad de Stanford (California).