•   Bruselas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de EE. UU., Donald Trump, pedirá a la OTAN en su primera cumbre con los socios de la Alianza un compromiso formal de unirse a la coalición internacional contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI) e insistirá a sus aliados en la necesidad de que aumenten su gasto en defensa.

Trump aterrizó este miércoles en Bruselas procedente de Roma, donde se reunió en el Vaticano con el papa Francisco para hablar, entre otros temas, de las “amenazas terroristas y el extremismo”, y de la “radicalización de los jóvenes”, según explicó su secretario de Estado, Rex Tillerson, a los periodistas a bordo del avión “Air Force One”.

La cumbre de hoy en Bruselas se celebrará apenas dos días después del atentado suicida en la ciudad británica de Mánchester, donde murieron 22 personas, entre ellas varios niños, y decenas resultaron heridas.

En declaraciones junto al primer ministro belga, Charles Michel, con quien se reunió a su llegada a Bruselas, Trump subrayó la importancia de trabajar conjuntamente en materia de seguridad tras el atentado de Mánchester.

“Vamos a ganar la guerra del terrorismo juntos”, remarcó el mandatario estadounidense.

Coalición Internacional

Con la conmoción por lo ocurrido en esa ciudad inglesa todavía muy presente y la participación en la cumbre de la primera ministra británica, Theresa May, Trump prevé plantear que la OTAN se una formalmente como organización a la coalición internacional contra el EI que lidera EE. UU.

De acuerdo con Tillerson, “sería un paso muy importante” que la OTAN como bloque se uniera formalmente a la campaña contra los yihadistas.

El jefe de la diplomacia estadounidense detalló que está en manos del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, poner ese tema en la “agenda” de la cumbre, al enfatizar que la Alianza cada vez “se ha comprometido más y más” en los esfuerzos para derrotar al EI.