•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, hizo hoy un llamamiento a mantener la unidad de la nación rusa, en la ceremonia de consagración de un templo ortodoxo en honor de los mártires del siglo XX erigido en el monasterio Stretenski de Moscú.

"Sabemos cuán frágil es la paz civil (...) Nunca debemos olvidar cómo cicatrizan las heridas de las divisiones. Y por eso nuestra obligación es hacer todo lo que de nosotros depende por mantener la unidad de la nación rusa", dijo el jefe del Kremlin, citado por medios locales.

Subrayó que el nuevo templo, cuya construcción comenzó en 2014, "representa la reconciliación", y destacó el profundo simbolismo del hecho de que su apertura se produce en el centenario de las revoluciones de febrero y octubre, que supusieron la caída de la autocracia zarista y la instauración del poder de los soviets, respectivamente.

Estos acontecimientos históricos, añadió Putin, "fueron el comienzo de las muchas y duras pruebas por las que tuvo que pasar el país en el siglo XX".

Macron recibirá a Putin en el Palacio de Versalles el 29 de mayo

"Debemos recordar las páginas brillantes y tristes de la historia y aprender a asimilarlas en su conjunto, sin callar nada. Solo así se pueden comprender en toda su dimensión las lecciones que nos ofrece el pasado", agregó el mandatario.

La liturgia de consagración fue oficiada por el patriarca de la Iglesia ortodoxa rusa, Kiril.

El nuevo templo, de la Resurrección de Cristo y Nuevos Mártires y Penitentes Rusos, tiene 61 metros de altura y está revestido de caliza procedente de la región de Vladímir, la misma roca blanca con la que se construyeron las antiguas catedrales de Moscú y de otras ciudades próximas a la capital.