•   Bruselas, Bélgica  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó este jueves como "muy preocupantes" las supuestas filtraciones de agencias de inteligencia estadounidenses sobre el atentado de Mánchester, y exigió una investigación al respecto.

Estas informaciones, publicadas por medios de comunicación estadounidenses y que habrían provocado el enfado del gobierno británico, "son muy preocupantes", añadió Trump, y exigen una investigación oficial.

“Estas filtraciones han sucedido durante largo tiempo y mi gobierno llegará al fondo del asunto”, advirtió Trump.

“Pido al Departamento de Justicia y a otras agencias relevantes que lancen una completa investigación al respecto”, explicó.

Para Estados Unidos “no hay relación más especial” que la existe entre Estados Unidos y Reino Unido, indicó.

Terrorista, movido por la venganza

 El autor del atentado suicida de Manchester, Salman Abedi, de 22 años, era un joven británico de ascendencia Libia que se crió en un contexto familiar yihadista y se movió por sed de venganza.

Abedi era conocido por los servicios de inteligencia británicos y pertenecía a la organización del Estado Islámico (EI), dijo su hermano menor Hashem, arrestado el martes en Libia e interrogado por los servicios libios.

Salman nació en Mánchester, la tercera ciudad más grande del Reino Unido, que alberga una gran comunidad Libia.

Su padre Ramadán fue miembro del Grupo Islámico Combatiente Libio (GICL), muy activo en la década de los 90, y hostil al régimen de Muamar Gadafi, según un oficial de seguridad libio.

Perseguido por el régimen de Gadafi, al igual que los otros miembros del GICL, Ramadán Abedi encontró refugio en el Reino Unido, primero en Londres y luego en Manchester, donde la familia se instaló en un modesto barrio, Fallowfield.

Los Abedi asistían a la mezquita local de Didsbury. Ramadan realizaba el llamado a la pregaria y uno de los hermanos Abedi, Ismael, de 23 años, había sido voluntario en la mezquita.

Ismael fue el primer detenido en el Reino Unido por el atentado.

Salman empezó en 2014 estudios de comercio y gerencia en la Universidad de Salford, en el área metropolitana de Manchester, pero abandonó al cabo de un año.

Era “más bien distante”, dijo a la AFP un portavoz de la comunidad libia de Manchester, Mohamed Fadil.

“La gente sabía que tenía problemas de comportamiento, no era respetuoso ni educado, sino introvertido y muy extraño. En la comunidad se decía que bebía alcohol y fumaba hierba”, aseguró.