•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Al menos 122 familiares de los combatientes del grupo terrorista del Estado Islámico (EI) murieron en las últimas 24 horas por bombardeos de aviones de la coalición internacional, liderada por EEUU, en las dos provincias sirias de Deir al Zur (noreste) y Hama (centro).

Según un comunicado del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los aviones de la coalición llevaron a cabo dos incursiones contra la ciudad de Al Mayadín, en la provincia de Deir al Zur, donde mataron a al menos 106 de los familiares de los combatientes del EI.

La mayoría de las víctimas son niños y mujeres de los extremistas, de nacionalidad siria y marroquí, que se encontraban en un edificio de cuatro plantas, que fue objetivo de los bombardeos.

Igualmente, el ayuntamiento de la ciudad, el otro objetivo de la coalición, quedó totalmente destruido, según la ONG.

Entre los fallecidos, 42 son menores, y junto a sus familias, huyeron de la ciudad de Al Raqa, capital "de facto" del EI, y de otras zonas de la provincia de Deir al Zur hacia la ciudad de Al Mayadín -considerada como uno de los principales bastiones del grupo yihadista-, según la ONG.

La cifra de víctimas podría aumentar por el estado de gravedad de las personas y por el número de desaparecidos.

En la provincia de Hama, aviones militares bombardearon un edificio que pertenece a las familias del grupo terrorista en el pueblo de Oqairat, situado en el este de la provincia de Hama, y donde mataron a unos 16 parientes de los extremistas.

El EI autoproclamó un califato en Siria e Irak a finales de junio de 2014.