•   Manchester, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Policía ha hecho “enormes progresos” e incautado “objetos significativos” en la investigación del atentado del pasado lunes en Manchester, por el que han sido detenidos ocho sospechosos en el Reino Unido, informó hoy el comisario jefe de la Policía del Gran Manchester, Ian Hopkins.

El comisario adjunto de la Unidad nacional contra el terrorismo, Mark Rowley, dijo previamente que se ha apresado a “la mayor parte de la red” vinculada al ataque en el estadio Manchester Arena, que causó 22 muertos y 64 heridos, aunque se prevén más detenciones y quedan abiertas “importantes líneas de investigación”.

Hopkins lamentó que, tras el atentado perpetrado por el británico de origen libio de 22 años Samal Abedi, que ha sido reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico, han aumentado en Manchester y su área metropolitana los llamados “delitos de odio”, “de una media diaria de 28 a 56 registrados el miércoles”.

El mando policial, que señaló que continúan los registros en doce domicilios, advirtió de que ese tipo de ataques a minorías étnicas y religiosas “no serán tolerados”.

La Policía interroga actualmente a ocho hombres entre 18 y 38 años sospechosos de vinculación con la trama, tras haber puesto en libertad sin cargos a un chico de 16 y a una mujer de 34.

Al mismo tiempo se ha informado que entre las 22 personas que murieron, hay 17 mujeres y 5 hombres entre 8 y 51 años, que como, el resto de las víctimas, habían acudido a presenciar un concierto de la cantante estadounidense Ariana Grande.

De los heridos, continúan hospitalizadas 32 personas, entre ellas cinco adultos y cinco menores en condición muy grave.