•   Taormina, Italia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los siete países más ricos del planeta (G7) advirtieron este sábado que están dispuestos a aumentar las sanciones contra Rusia a causa de su anexión de la península de Crimea si es necesario.

"Recordamos que la duración de las sanciones está claramente vinculada a la implementación completa por parte de Rusia de sus compromisos (...) y el respeto de la soberanía de Ucrania. Las sanciones podrán ser levantadas cuando Rusia cumpla sus compromisos", explicó el comunicado de la cumbre de Taormina (Italia).

"Las sanciones pueden ser levantadas si Rusia cumple con sus compromisos", añadió el comunicado del G7. "Pero también estamos dispuestos a tomar medidas suplementarias para aumentar las sanciones si es necesario", agregó.

Además insiste "en la responsabilidad de la Federación Rusa en el conflicto, subraya el papel que debe ejercer para restaurar la paz y la estabilidad" del país y condena "la anexión ilegal" de la península de Crimea en 2014.

En este sentido el grupo de las siete democracias más industrializadas del planeta confirma que "no reconoce" tal anexión y expresó su "apoyo completo a la independencia territorial, la integridad y la soberanía de Ucrania".

El acuerdo de Minsk, firmado por Rusia y Ucrania a principios de 2015 con la mediación de Francia y Alemania, prevé el fin de las hostilidades entre rebeldes prorrusos y el ejército ucraniano en el este del país a cambio de reformas políticas por parte de Kiev.

Rusia participó durante años en el G7 (entonces denominado G8) pero fue excluida de este foro en 2014, después de anexionarse la península ucraniana de Crimea, motivo por el cual en julio de ese año también se impusieron sanciones al país.

Estas medidas afectan a los mercados de capital, a la defensa, a productos de uso dual y tecnologías sensibles, y su duración está vinculada a la plena implementación de los mencionados acuerdos de paz entre Kiev y los separatistas prorrusos.