•  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los líderes del G7 advirtieron el sábado que las recientes pruebas de misiles y de armamento nuclear de Corea del Norte representan una grave amenaza y que están dispuestos a tomar medidas adicionales para contenerla.

“Corea del Norte, que es una prioridad máxima en la agenda internacional, supone un nivel cada vez mayor de amenaza para la paz y la estabilidad internacional”, afirma el comunicado de la cumbre de Taormina (Italia).

“Corea del Norte debe cumplir inmediata y totalmente con todas las resoluciones relevantes del Consejo de Seguridad y abandonar todos sus programas nucleares y de misiles balísticos de forma completa, verificable e irreversible”, agrega.

“Estamos dispuestos a fortalecer las medidas para lograr esos objetivos y pedimos a la comunidad internacional que redoble sus esfuerzos para garantizar la aplicación exhaustiva y sostenida de las resoluciones de la ONU”.

El presidente estadounidense Donald Trump, que ha descrito al líder norcoreano Kim 

Jong-un, como “un loco con armas nucleares”, prometió que ese problema “será resuelto”.

Lucha antiterrorista

El viernes, los jefes de Estado y Gobierno del G7 sí coincidieron en materia de lucha antiterrorista, tras el atentado de Mánchester y la matanza de cristianos en Egipto.

También se mostraron “listos para trabajar” con Rusia, aliado inquebrantable del régimen de Damasco, para encontrar una solución política al conflicto en Siria.

La jornada se concluyó con una marcha antiglobalización en la zona marítima de Taormina de unos 2,000 activistas en medios de estrictas medidas de seguridad para protestar contra un modelo económico que ha aumentado la brecha entre pobres y ricos.

Los líderes del G7 se volverán a reunir este año para la cumbre del G-20 que se celebrará en Hamburgo (Alemania) el próximo 7 y 8 de julio y en la que participan, entre otros, México, Brasil y Argentina.