•   Montevideo, Uruguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El 85 % de los estudiantes pertenecientes al quintil de menores ingresos de Uruguay no finalizan la secundaria, según un estudio del Instituto Nacional de Evaluación Educativa (INEEd) que se presentó hoy en Montevideo."La diferencia más significativa es entre quintiles de ingreso.

Los alumnos que provienen del quintil más favorecido tienen una tasa de 70 %, es decir, 7 de cada diez egresan, mientras que solo lo hacen el 15 % en los hogares menos favorecidos, dijo a la prensa el director del INEEd, Mariano Palamidessi.

El director destacó que "la buena noticia" que da el informe es que detecta "dos elementos muy claves" para tratar de mejorar y reducir la inequidad, que son el clima en el aula y la búsqueda de reducción de las repeticiones. Así, generando un clima favorable en el centro educativo entre los jóvenes y los docentes y consiguiendo mecanismos que permitan reducir las repeticiones se podría ayudar "claramente a mejorar los niveles de aprendizaje".

En tanto, el informe subraya que la tasa de egreso en líneas generales ha crecido "muy lentamente" desde la década de los 80 y, respecto a los países con los que se compara, Perú y Chile superaron a Uruguay en cantidad de años promedio de educación y Costa Rica, si bien no lo superó, muestra una evolución "más dinámica".

Por otra parte, señala que "pese a mantener una buena posición relativa en las evaluaciones internacionales" respecto a los países de América Latina, en la educación primaria y media, se constata "una dificultad persistente" para mejorar los "bajos e inequitativos" desempeños de los estudiantes.

Ello se refleja, según el informe, en los bajos niveles en las áreas de lenguaje, ciencias y matemática e incide negativamente "en buena parte de los adolescentes" en la permanencia y egreso del sistema educativo. "La repetición podría considerarse como una práctica educativa que tiende a reforzar la desigualdad de oportunidades.

El sistema educativo no logra que los alumnos que han repetido compensen su desfasaje en relación al desempeño de otros niños, adolescentes y jóvenes que no lo han hecho", indica el estudio. Al respecto, el rector de la Universidad de la República (Udelar), Roberto Markarián, dijo que pese a no relacionar los problemas de la educación universitaria con lo que sucede en etapas anteriores, "es un hecho" que la democratización del ingreso de estudiantes no estuvo acompañada de un crecimiento equivalente del sistema educativo.

"El crecimiento introduce algunos ingredientes que al no ir acompañados por la mejoría de los servicios que brindamos, de los locales, de la calidad de los profesores, puede haber ido en desmedro de la calidad de la educación que se da", añadió.

Markarián consideró que las principales dificultades de los alumnos que llegan a la universidad pasan "por su dedicación al estudio" y la falta de tiempo que se le dedica a las cosas que se deben hacer fuera de la clase. Además, en muchos casos se estudia "sin recurrir a material de calidad" y eso le da un "grado de superficialidad" a la información que reciben para estudios importantes.

En tanto, expresó que "el gran descenso" en la calidad también se debe al descenso de la inversión ya que sin locales atrayentes, buenos profesores que puedan estudiar en el exterior, inversiones en estudios de posgrado y buenos salarios, no se podrá mejorar. Para ello, el sistema de educación pública uruguaya exige desde hace ya varios años que se destine el 6 % del PIB a la educación y el 1 % a la investigación y para el rector de Udelar es "un reclamo necesario".