•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La implementación del acuerdo de paz de Colombia sigue su marcha tras la ampliación del plazo para la dejación de armas de las FARC hasta el 20 de junio y el compromiso del Gobierno a garantizar la reincorporación social de los guerrilleros.

El nuevo plazo fue acordado por la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI) del acuerdo de paz, de la cual hacen parte delegados del Gobierno y las FARC, y anunciado anoche por el presidente Juan Manuel Santos luego de que no se alcanzara el objetivo durante los 180 días iniciales que expiraron este lunes.

“A partir del 1 de junio y hasta el 20 de junio, la totalidad de los integrantes de las FARC-EP, incluyendo las milicias, habrán hecho dejación de armas y tránsito a la legalidad”, señala el comunicado conjunto de la CSIVI divulgado por la misión de la ONU.  La ampliación del plazo fue recibida con opiniones encontradas en la política nacional. El presidente del Senado, Mauricio Lizcano, dijo a periodistas que si el país ya esperó más tiempo para hacer la paz con las FARC, no cuesta aguardarlos 20 días más para que dejen las armas en manos de la ONU.

Acuerdos razonables

“Son tiempos razonables, no van a cambiar el curso de los acuerdos”, declaró el presidente del Legislativo en referencia a la prolongación de los tiempos acordada ayer, que incluye 60 días adicionales para la reincorporación de los guerrilleros a la vida en sociedad.

Esa postura coincide con la expresada por Santos quien en la alocución para informar al país de los nuevos plazos afirmó: “Serán 20 días adicionales para el desarme y 60 para la reincorporación. No es nada para terminar bien 53 años de enfrentamiento y violencia fratricida”.

Por su parte, el senador José David Name, del oficialista Partido de la U, manifestó que “el nuevo plazo de entrega de las armas de las FARC no puede ser entendido como una concesión sin fin”.

Según Name, el Gobierno debe hacer “todo lo necesario” para que en dos meses se hagan las obras necesarias en las 26 zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN), donde están reunidos desde febrero 6,934 guerrilleros de las FARC para dejar las armas.

Esas zonas estarán vigentes hasta el 1 de agosto, fecha a partir de la cual serán convertidas en “espacios territoriales de capacitación y reincorporación”, donde los guerrilleros aprenderán a “preparar proyectos productivos y atender las necesidades de formación técnica de las comunidades aledañas, en un modelo de reincorporación comunitaria”.