•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El representante alterno de Nicaragua en la Organización de Estados Americanos (OEA), Luís Exequiel Alvarado, condenó hoy "enérgicamente" la celebración de la reunión de cancilleres sobre la crisis de Venezuela por considerar que está destinada a "intervenir" en los "asuntos internos" del país.

"Nuestra enérgica condena a esta reunión destinada a intervenir en los asuntos internos de Venezuela sin su consentimiento", afirmó el diplomático, el primero en tomar la palabra en la plenaria del encuentro, donde cada país puede hablar seis minutos.

Alvarado censuró la "naturaleza ilícita e inamistosa" de la reunión que, a su juicio, "ha roto con el orden constitucional que debe prevalecer en la organización".

"La OEA no puede seguir siendo usada por un país para el linchamiento político en contra del Gobierno de Venezuela, es lamentable que un grupo de hermanos países se hayan parcializado en sus apreciaciones y enfoques", sostuvo sin mencionar a ninguno.

"Invitamos a que hagan gala del buen juicio y la cordura y si están interesados en ayudar a Venezuela empiecen por respetar la soberanía de este país", agregó.

Nicaragua es uno de los aliados americanos más fieles a Venezuela, y siempre defiende al Gobierno de Nicolás Maduro en las sesiones de la OEA.

La reunión de consulta de cancilleres sobre Venezuela comenzó hoy con una hora de retraso tras un breve encuentro informal privado de unos quince minutos en el que solo se abordaron temas procedimentales, según explicaron a Efe fuentes diplomáticas.

Venezuela cumple 61 días de manifestaciones a favor y en contra de Maduro, algunas de las cuales han desencadenado hechos violentos que han causado 59 fallecidos y un millar de heridos, según datos de la Fiscalía.

Los cancilleres americanos llegan divididos a su primera reunión sobre la crisis de Venezuela, con tres proyectos de declaración sobre la mesa que por el momento parecen difíciles de conciliar para lograr aprobar un texto común, lo que requiere el apoyo de dos tercios de los 34 Estados acreditados, es decir, 23.

Con Venezuela, son 34 de los 35 países americanos los que están acreditados para la reunión, 18 de ellos representados por su responsable de Relaciones Exteriores.

La delegación de Venezuela es la OEA dio hoy la sorpresa al acreditarse para la reunión, cuya convocatoria provocó que el Gobierno de Maduro solicitara salir de la organización el 28 de abril, aunque no será efectiva hasta 2019.

De momento, no está confirmado si la canciller, Delcy Rodríguez -que hoy tenía reuniones de trabajo en Nueva York-, acudirá al encuentro y, por ahora, quien está en el encuentro es la representante alterna ante la OEA Carmen Velásquez.

Esta es la primera vez desde el anuncio de retirada que Venezuela participa en una sesión de la OEA, organización a la que acusa de instigar un "golpe de Estado" y la violencia en las calles del país por la postura crítica tanto del secretario general, Luis Almagro, como de un grupo amplio de países sobre la gestión de Maduro.

En el encuentro solo falta Cuba, que se niega a participar en la OEA pese a que su suspensión de 1962 se levantó en 2009.