•   Rio de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Brasil gasta cerca de 56.900 millones de reales (unos 17.780 millones de dólares) para atender los daños provocados por el consumo de tabaco en el país, según cifras divulgadas hoy por el Ministerio de Salud con motivo de la conmemoración del Día Mundial Sin Tabaco.

De acuerdo con un estudio en que el Gobierno sopesa las muertes y enfermedades provocadas por el tabaco con las políticas de precios e impuestos para el sector, lo que se recauda de tributos sobre el cigarrillo y sus derivados (12.900 millones de reales o unos 4.031 millones de dólares al año) es muy inferior a lo que se gasta para atender los daños.

Del total de gastos anuales, 39.400 millones de reales (unos 12.312 millones de dólares) se refieren a los costos médicos directos y los otros 17.500 millones de reales (unos 5.468 millones de dólares) a los indirectos por la pérdida de productividad provocada por muertes prematuras o incapacitación de trabajadores.

El estudio agrega que las enfermedades provocadas por el tabaco que más generan gastos para los sistemas público y privado de salud de Brasil son las pulmonares crónicas, como enfisema y asma, con 16.000 millones de reales (unos 5.000 millones de dólares).

Le siguen las cardíacas (10.300 millones de reales o 3.218,7 millones de dólares), el tabaquismo pasivo (4.500 millones de reales o 1.406 millones de dólares) y los diversos tipos de cáncer de esófago, estómago, páncreas, riñón, vejiga, laringe, cuello de útero y leucemia (4.000 millones de reales o 1.250 millones de dólares).

El estudio agrega que el mayor impacto son las muertes provocadas por el tabaquismo, que sumaron 156.216 en 2015, el equivalente al 12,6 % de los óbitos ese año de personas con más de 35 años. La mayoría de las muertes relacionadas al tabaco fueron provocadas por enfermedades cardíacas (34.999), enfermedades pulmonares crónicas (31.120) y cáncer diferente al de pulmón (26.651).

Según una proyección hecha por los autores del estudio, un aumento del 50 % de los precios del cigarro para desincentivar su consumo puede evitar en los próximos diez años unas 136.482 muertes, unos 507.451 infartos, 100.365 derrames cerebrales y 64.383 casos de cáncer.

La reducción del consumo mediante el aumento del precio también generaría un ahorro en los gastos para atender los daños del tabaco en diez años de cerca de 97.900 millones de reales (unos 30.593,7 millones de dólares).

Según el Ministerio de Salud, los gastos para atender los daños del tabaco aumentaron pese a que las medidas adoptadas por el Gobierno para desincentivar el consumo, como aumento de los impuestos y restricción a la publicidad, han conseguido reducir el número de fumadores en un 35 % en los últimos diez años. De acuerdo con un estudio del Ministerio, el porcentaje de brasileños que admite que acostumbra fumar se redujo desde el 15,7 % en 2006 hasta el 10,2 % en 2006.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus