•   Panamá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

“Sí, asusta”, sentencia la joven nicaragüense Anielka Martínez, embajadora de la niñez por Save the Children, al comentar los resultados del informe de esa ONG que expone que 700 millones de niños están expuestos a la muerte, porque “es una realidad” y lamenta que “los adultos no hacen caso”.

Desde los 10 años colabora con la organización no gubernamental en su pueblo  (Matagalpa, Nicaragua) y ahora, a los 17, se encarga “de ser la voz de todos los niños y niñas de Latinoamérica” para exigir que “no les roben sus sueños” y dejen de ser víctimas “de la violencia, la trata de personas, los matrimonios forzados y el maltrato”.

Anielka, en una entrevista con Acan-EFE, poco antes de presentarse el informe global de Save the Children sobre la niñez en el mundo 2017 titulado “En deuda con la niñez”, dijo que “los adultos no prestan atención” y “no se involucran”, creen “que porque eso no les pasa a ellos, o no pasa en su país, no les importa” esos problemas.

Demandan derechos 

“Debemos tener garantizado una mejor educación, participación y espacios donde nos podamos expresar y alzar nuestra voz para defender así nuestros derechos”, dijo la jovencita, embajadora de los niños latinoamericanos y caribeños de la ONG, quien participará en la presentación del documento anual de la entidad.

Anielka avaló que en su país “se ha reducido bastante la violencia, pero hay muchas cosas todavía por hacer”.         

Sobre el resto de Latinoamérica dijo que “es un problema de toda la región la falta de seguridad, a todos los gobiernos hace falta todavía” que se activen para combatirla.

Como niños “queremos que todos nuestros derechos puedan ser cumplidos, con todos nuestros derechos respetados, podemos hacer todo lo que queramos, tener una vida mejor, podemos soñar”, expresó Martínez. 

El año pasado llegó a hablar a los miembros del Parlamento Centroamericano (Parlacen) sobre todos los problemas que enfrenta la niñez de la región, “y toda esa experiencia, ese conocimiento es lo que me ha llevado a ser escogida como embajadora de Save the Children”.

Una dura realidad

Sobre la cifra de 700 millones de niños en peligro de perder la vida que arroja el informe de la onegé, la joven activista reconoció que “sí, asusta, porque es una realidad que estamos viviendo”. 

El informe presenta un índice de peligros que enfrenta la niñez, que refleja el nivel medio de desempeño de indicadores relacionados con la salud, la educación, el trabajo, el matrimonio, los partos y la violencia infantil.

Dicho informe mide a 172 países y los divide en tres grupos: el de “pocos niños y niñas están perdiendo su niñez”, donde se ubicaron 37 naciones encabezadas por Noruega.

También el grupo de “Muchos niños y niñas se están perdiendo su niñez” va del 112 (Birmania) al 153 (Guinea Ecuatorial) e incluye a varios latinoamericanos, entre ellos El Salvador (126), Honduras (142) y Guatemala (147).

“Vemos que todos estos problemas están en todos nuestros países, esto nos toca a nosotros porque vemos cuántos niños están pasando por esta situación y nos lleva a pensar ¿qué está haciendo el Gobierno, qué estamos haciendo?”.

“Esto debería ser como un objetivo común, algo que queramos, que si quisiéramos hacer un cambio, todos nos uniéramos”, anotó Anielka, quien dijo que, junto a su papel de activista por los derechos de la niñez, desea emprender la participación política en su país para “así defender con más prioridad los derechos de los niños y adolescentes”.

Nicaragua en el lugar 109, se ubica en el segundo grupo -el 38 (Kuwait) al 111 (Ghana)-, definido como donde “algunos niños y niñas se están perdiendo su niñez”. Allí también están Bahamas (54), Barbados (59), Cuba (61), Costa Rica (66), Argentina (67), Trinidad y Tobago (71), Jamaica (73), Uruguay (74), Surinam (81), Brasil (89), México (90), Ecuador (95), Belice (98), Paraguay (102) y Perú (103).