•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El exdirector del FBI James Comey testificará en una audiencia pública ante el Comité de Inteligencia del Senado de EE. UU. el 8 de junio, en relación con su despido y sus investigaciones sobre la presunta injerencia de Rusia en las presidenciales de 2016, anunciaron fuentes legislativas.

El presidente de EE. UU., Donald Trump, destituyó a Comey de manera fulminante el pasado 9 de mayo, algo que muchos vinculan con la investigación que el exjefe de la agencia lideraba sobre los nexos de Rusia con la campaña del magnate en detrimento de la aspirante demócrata Hillary Clinton.

Los líderes de esa comisión, el senador republicano Richard Burr y el demócrata Mark Warner, solicitaron primero a Comey que testificara en privado, pero este se negó a hacerlo al menos que fuera a puerta abierta.

La petición se produjo después de que el diario The New York Times revelara la existencia de un memorándum que muestra, por primera vez, esfuerzos “claros” de Trump para obstruir la investigación que el FBI abrió sobre los supuestos nexos entre su campaña presidencial y el Kremlin.

Según esas informaciones, Trump pidió en febrero pasado que el entonces director del Buró Federal de Investigaciones (FBI), James Comey, pusiera fin a una investigación sobre los nexos con Rusia del exasesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, quien tuvo que renunciar a su cargo por los probados lazos con el Kremlin.

Piden memorandos

Asimismo, los líderes del Comité de Inteligencia del Senado pidieron al FBI que entregue esos memorandos en los que Comey detalló las conversaciones que tuvo con la Casa Blanca y el Departamento de Justicia sobre las investigaciones del FBI en Rusia.

Por separado, cuatro miembros principales del Comité Judicial del Senado escribieron al FBI y a la Casa Blanca en busca de documentos que detallaran dichas comunicaciones entre ambos.

Desde esas revelaciones, a mediados del mes pasado, las tensiones sobre los posibles vínculos de Trump con Rusia se han ido incrementando, apuntando ahora a su yerno y asesor, Jared Kushner, quien habría intentado crear un canal secreto de comunicación con los rusos, según medios estadounidenses.