•  |
  •  |
  • Edición Impresa

China y la Unión Europea se reafirmaron este viernes como abanderadas de la lucha contra el cambio climático, en un contexto de decepción global por la decisión de Washington de retirarse del Acuerdo de París, aunque no lograron plasmar esta intención en una declaración conjunta.

“El día de hoy (ayer), intensificamos nuestra cooperación sobre el cambio climático con China”, una lucha que “continuará con o sin Estados Unidos”, dijo el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, al término de una cumbre en Bruselas junto al primer ministro chino, Li Keqiang.

La cumbre debía terminar con la firma de una declaración conjunta para expresar la “firme determinación (...) en la lucha contra el cambio climático”, según un borrador consultado por la AFP, si bien diferencias sobre comercio impidieron su adopción.

Varias fuentes europeas quitaron hierro al asunto, al asegurar que ambas partes coinciden en su visión sobre el clima. De hecho, Pekín había urgido horas antes a “cuidar este resultado tan difícilmente conseguido” en París el 12 de diciembre de 2015.

Ese día, el mundo celebró el cierre de un histórico acuerdo climático de alcance internacional, que busca limitar el alza de la temperatura del planeta “por debajo de 2 ºC”, respecto a la era preindustrial.

Esa alegría planetaria se tornó, en cambio, en consternación el jueves, tras el anuncio de Trump de que “Estados Unidos cesará toda la implementación del acuerdo”, en un momento en que quedan por definir numerosos reglamentos.

Putin no juzga a Trump

Desde Europa a China, pasando por América Latina, las capitales mostraron su indignación con esta decisión que, en palabras del expresidente estadouni-dense Barack Obama, representa un “rechazo al futuro”.

Esta marcha podría traducirse en un aumento de la temperatura del planeta de hasta 0.3 ºC en el siglo XXI, “en el peor escenario”, avanzó el jefe del departamento de Medio Ambiente y de Investigación Atmosférica de la Organización Meteorológica Mundial (OMM), Deon Terblanche.

Desde Rusia, el secretario general de la ONU, António Guterres, llamó a los países a “seguir comprometidos”, ya que el cambio climático es “innegable” y “una de las mayores amenazas” para el “futuro” del planeta.

India, uno de los mayores emisiones de CO2 por detrás de China, Estados Unidos y la UE, se mostró a favor del respeto del Acuerdo de París, pero Rusia, justo detrás del subcontinente indio en contaminación, rechazó condenar la decisión de Trump.

“No deberían hacer un escándalo sobre esto, sino que deberían crear las condiciones para un trabajo conjunto”, declaró el presidente ruso, Vladimir Putin, quien afirmó que “no juzgaría” a su par estadounidense.

Antecedentes espectaculares

Ante esta oleada de indignación, el secretario de Estado norteamericano Rex Tillerson aseguró este viernes que su país, cuentan con “antecedentes espectaculares en reducción de emisiones”, mantendrá sus esfuerzos y pidió a la comunidad internacional que “mantenga la perspectiva”.

La UE, sin embargo, se encargó de recordar otros de los antecedentes de Washington en materia climática, concretamente su no ratificación del precedente Protocolo de Kioto.

“Estados Unidos ya lo hizo una vez en Kioto, debería aprender de la Historia”, dijo el comisario europeo de Acción para el Clima, Miguel Arias Cañete, una de las cabezas visibles durante las negociaciones de París y para quien la UE y China “están en el lado correcto de la Historia”.

Con su decisión, el septuagenario presidente estadounidense afronta también una fuerte presión interna, liderada por empresarios, gobernadores y alcaldes estadounidenses, quienes anunciaron que tomarán la lucha contra el cambio climático entre sus manos.

Responsables de empresas como Tesla, Disney, General Electric e incluso las petroleras ExxonMobil y Chevron reiteraron también sus compromisos con el pacto climático.

Una mayoría de estadounidenses en cada estado —69% de los votantes del país— creen que Estados Unidos debe participar en el acuerdo, según un reciente sondeo del programa de cambio climático de la Universidad de Yale.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus