•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un 61% de los legisladores no citaron espontáneamente un candidato para sustituir a Temer y un 15% rechazaron hablar sobre esa hipótesis, señala el sondeo de Datafolha.

El mandatario, que asumió el cargo hace un año en sustitución de la destituida Dilma Rousseff, se encuentra en el centro de una tormenta política desde que el pasado 17 de mayo salió a la luz una grabación donde parece dar aval al pago de un soborno.

Si el presidente saliera del cargo, la Constitución brasileña dice que el Congreso debe elegir a la persona que finalice el mandato hasta finales de 2018.

Al ser preguntados sobre quién sería la mejor persona para sustituirle, un 9% de los legisladores citaron espontáneamente al presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, investigado por el megafraude en Petrobras, y un 2% al exministro de Justicia, Nelson Jobim, y también a los expresidentes Fernando Henrique Cardoso (del socialdemócrata PSDB) y al izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva.

Al entregarles una lista de nombres, Maia siguió siendo el favorito con un 13%, seguido de Jobim (7%) y Fernando Henrique Cardoso o el gobernador de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, ambos con 5%. Por otro lado, los legisladores están divididos sobre la aprobación de una reforma constitucional para permitir que puedan celebrarse elecciones directas, con un 46% a favor y un 47% en contra.

Para hacer la encuesta, Datafolha entrevistó a 275 diputados (el 54% de la Cámara) y 36 senadores (44% de dicha cámara) entre el pasado 30 de mayo y el 2 de junio.

En su editorial de este domingo, el diario Folha de Sao Paulo se mostró favorable a una separación del cargo de Temer a través del TSE y defendió la elección directa como la salida "ideal" a la crisis política, ante un Congreso plagado de investigados por corrupción.

DECISIVO

El presidente brasileño, Michel Temer, afrontará desde el martes la justicia electoral con el riesgo de perder su mandato si se comprueba que en la campaña, que compartió en 2014 con la destituida Dilma Rousseff, hubo dinero procedente de la corrupción.

Para buena parte de la base política que aún respalda a Temer, el proceso que será retomado el próximo martes en el Tribunal Superior Electoral puede ser decisivo en la lucha del mandatario por seguir en el poder, en medio de fuertes presiones por su renuncia.

Más allá de la justicia electoral, Temer está contra las cuerdas por denuncias que sugieren que incurrió en prácticas ilegales, que llevaron a la Corte Suprema a investigarle por los supuestos delitos de corrupción, obstrucción a la justicia y asociación ilícita.

CONTRA LAS CUERDAS

La situación de Temer en el Supremo pareció agravarse esta sábado con la detención del diputado Rodrigo Rocha Loures, implicado en el mismo caso que salpica al gobernante, que está relacionado con unos supuestos sobornos pagados por el grupo cárnico JBS.

Son dos frentes judiciales abiertos al mismo tiempo y algunos de los más fieles integrantes de la coalición de Gobierno se plantean la posibilidad de abandonar la nave oficialista si hubiera un fallo contra Temer en la justicia electoral.

En ese proceso serán juzgadas denuncias hechas por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) sobre supuesta financiación ilegal recibida por la campaña de Rousseff y Temer, quien la acompañó como candidato a vicepresidente, en las elecciones de 2014. El PSDB pasó a ser uno de los grandes pilares de la coalición gubernamental cuando Temer heredó el poder tras la caída de Rousseff por irregularidades fiscales, pero ahora baraja una posible ruptura si la justicia electoral falla contra el mandatario.

"Después del juicio, el partido decidirá qué hacer", declaró esta semana el senador Tasso Jereissati, presidente del PSDB, formación que como casi todos los partidos brasileños tiene dirigentes que se han visto salpicados por asuntos de corrupción.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus