•   Dubái  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Estas son los principales hechos que condujeron a la crisis sin precedentes entre Catar y sus vecinos del Golfo.

- 20 de mayo: Catar se queja de una campaña "falaz" en la que se acusa al país de "apoyo" al terrorismo, antes de una visita del presidente estadounidense Donald Trump a Arabia Saudí.

- 21 de mayo: el emir de Catar, jeque Tamim ben Hamad Al Thani, se entrevista a solas con Trump en Riad.

- 24 de mayo: Catar anuncia que su agencia de prensa ha sido "pirateada por una entidad desconocida" y que se han atribuido "falsas" declaraciones a su emir. Las declaraciones se refieren a Irán, el Hezbolá, Hamas y los Hermanos Musulmanes, y son rápidamente reproducidas por los medios del Golfo pese a los desmentidos de Doha, que decide abrir una investigación.

- 25 de mayo: "Catar divide a los árabes", titula el diario emiratí Al Bayan, mientras que el saudí Al Hayat afirma que las declaraciones atribuidas al jeque Tamim provocaron "indignación a gran escala".

- 25 de mayo: el ministro catarí de Exteriores, jeque Mohamed ben Abderrahman Al Thani, denuncia una "campaña mediática hostil al Estado de Catar", a la que "hará frente" el emirato.

- 2 de junio: una fuente oficial en Doha indica que investigadores del FBI estadounidense ayudan a Catar a determinar el origen de un presunto "pirateo" de su agencia de prensa oficial.

- 5 de junio: Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Baréin y Egipto rompen sus relaciones diplomáticos con Catar, acusado abiertamente de apoyar el "terrorismo".

Yemen también anuncia la ruptura de relaciones con Catar, que hasta la fecha participaba en la coalición árabe que opera en ese país. Acusa a Doha de tener vínculos con los rebeldes hutíes proiraníes y de apoyar a los grupos yihadistas.

Las consecuencias son, además de la ruptura de relaciones diplomáticas, el cierre del espacio aéreo para los vuelos de la compañía aérea catarí, el cierre de la frontera terrestre de Arabia Saudí con Catar, la prohibición a ciudadanos saudíes, emiratíes y de Baréin de viajar a Catar, y la exigencia a los cataríes residentes en Arabia, Emiratos y Baréin que abandonen en un plazo de 14 días estos países.

Sólo se permite a los peregrinos de Catar acudir a los lugares santos musulmanes en Arabia Saudí.