•   Reino Unido  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La policía británica identificó al ítalo-marroquí Youssef Zaghba, de 22 años, como el tercer autor del atentado de Londres, entre crecientes críticas al gobierno a dos días de las elecciones.

De este modo, trasciende la identidad del último autor del atentado que dejó siete muertos, después de que la policía difundiera el lunes las de Khuram Shazad Butt, un británico de 27 años nacido en Pakistán, y Rachid Redouane, un marroquí de 30 años.

El comunicado policial aclara que Zaghba, “un italiano de ascendencia marroquí”, no había estado nunca bajo el radar “ni de la policía ni del Mi5”, los servicios de inteligencia.
Giuseppe Amato, procurador de Bolonia, afirmó que habían advertido a Londres acerca de Zaghba después de que este hubiera sido detenido en Bolonia cuando pretendía volar a Turquía para ir luego a Siria en 2016. 

Según Amato, “en un año y medio, (Zaghba) estuvo 10 días en Italia y estuvo siempre bajo seguimiento (por la policía)”, pero “no había pruebas de que fuera un terrorista”. 
Casi 140 imanes de todo el Reino Unido rechazaron oficiar los funerales por los tres autores.

“Sus acciones indefendibles son completamente contrarias a las enseñanzas del islam”, afirmaron los imanes en un comunicado, urgiendo a todos los dignatarios musulmanes británicos a seguir su ejemplo.

Se radicalizó en internet

“Siempre controlábamos a sus amistades y verificado que no confiara en gente equivocada. Pero tenía internet y de allí llega todo”, dijo Valeria Collina, madre de Zaghba.

“Ni en Italia ni en Marruecos, donde estudiaba informática en la Universidad de Fez, se había dejado influenciar por alguien”, contó la madre, quien se convirtió al islam tras haber vivido en Marruecos y ahora reside en la localidad de Fagnano, cerca de Bolonia, al norte.

Para la madre fue durante la permanencia de su hijo en Londres, el año pasado, que el joven se radicalizó.

“Vivía en un barrio de Londres que no me gustaba, no me transmitía serenidad. Frecuentaba personas equivocadas”, sostiene.

Valeria Collina dijo que “entiende y comparte” la decisión de los imanes de todo el Reino Unido de rechazar oficiar los funerales de los tres autores del atentado.
“Es necesario dar una señal política fuerte. Inclusive a los familiares de las víctimas y a los no musulmanes”, afirma Collina. 

“Solo una madre puede probar el dolor de otra madre. Sé que nada será suficiente. Pero yo estoy dispuesta a luchar por la paz. Sé que pedir perdón no quiere decir nada, por ello me comprometo a dedicar toda mi vida para que no vuelva a ocurrir”, aseguró.

Interrogada sobre cómo llevará a cabo esa batalla, Collina explicó que “enseñando el verdadero islam” y “combatiendo con todas las fuerzas la ideología del Estado Islámico”, recalcó.

“No logré que cambiara de idea”

“Me había mostrado videos sobre Siria. Me habló de ir a combatir. Para él Siria era un lugar en que se podía vivir el islam puro. Lo decía como si fuera una fantasía que había visto en

internet. Yo le repetía que no le mostraban las cosas horribles. Desafortunadamente no logré que cambiara de idea”, sostiene.

La madre de Zaghba contó también la última conversación que tuvo con él, el jueves, dos días antes del atentado, la que ahora le parece una suerte de adiós.

El país se detuvo durante un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas del atentado. En la capital, el sonido de las campanas del Big Ben a las 11H00 (10H00 GMT) fue la señal para que los londinenses se detuvieran y recordaran a las víctimas del tercer atentado sufrido en el país en menos de tres meses.

Mientras la primera ministra conservadora Theresa May, que fue ministra de Interior seis años antes de llegar a Downing Street, era objeto de una lluvia de críticas por años de recortes en las fuerzas de seguridad.