•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Militares y policías dispersaron este miércoles con bombas lacrimógenas una protesta contra el presidente venezolano, Nicolás Maduro, un día después de que el jefe de la Fuerza Armada advirtió que no tolerará "atrocidades" de los guardias nacionales en las manifestaciones.

Miles de opositores intentaron llegar al Consejo Nacional Electoral (CNE), en el centro de Caracas, para rechazar la Asamblea Nacional Constituyente convocada por Maduro, pero fueron bloqueados por policías y miembros de la militarizada Guardia Nacional en el oeste y este de la ciudad, con gases y perdigones.

Un manifestante herido en la protesta de este miércoles / EFE"A pesar de la represión, seguimos resistiendo, alzando nuestra voz, no solo en Caracas sino en todo el país. Que esta violencia no nos saque del camino, solo les queda la actitud cobarde, han perdido el apoyo popular", dijo el diputado opositor Miguel Pizarro.

Los opositores, a quienes en casi 70 días de protestas las autoridades no les han permitido llegar al centro de la capital, denuncian una "represión salvaje" que incluye el disparo al cuerpo de bombas lacrimógenas, perdigones metálicos y canicas.

En un reconocimiento de excesos cometidos por militares en las protestas, el jefe de la Fuerza Armada y ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, advirtió el martes: "No quiero ver un guardia más cometiendo una atrocidad en la calle".

La oposición había emplazado a Padrino López a cumplir su palabra y permitir la marcha de este miércoles. Pero el ministro ratificó en Twitter su "solidaridad" con los miembros de la Guardia Nacional Boliviarana "que con tanta dignidad defienden la Patria, siempre fiel a su deber y sereno en el peligro".

"Los mismos que hablan de represión son los que con doble rasero y en la obscuridad alientan la violencia, la muerte y el odio", agregó.

Padrino López se refirió así al caso de un militar herido de bala este miércoles en El Paraíso (oeste). Según el ministro de Interior, general Néstor Reverol, éste recibió un disparo desde un edificio cuando intentaba despejar una barricada.

"Ahora roban los zapatos"

Las protestas que estallaron el 1 de abril dejan 65 muertos, un millar de heridos y cientos de detenidos, según la Fiscalía, cuyas investigaciones -cuestionadas por el gobierno- señalan que al menos una de esas muertes, la del joven Juan Pernalete, fue provocada por el impacto de una bomba lacrimógena.

La declaración del ministro se produjo en medio del rechazo generado por videos que circularon el lunes en redes sociales. En ellos se ve a policías y militares agrediendo y despojando de sus pertenencias a varias personas durante una protesta opositora.

"Se han convertido en unos delincuentes, no solo asesinan, sino que ahora roban los zapatos, el bolso a la gente", declaró el dirigente estudiantil universitario Alfredo García, durante la movilización.

Sin aludir directamente a los señalamientos contra las fuerzas de seguridad, Padrino López, quien ha declarado "lealtad incondicional" a Maduro, advirtió el martes que el militar que irrespete los derechos humanos "tiene que asumir su responsabilidad".

"Las palabras solas no bastan, Padrino López. Mete presos a los guardias que abusan", desafió la diputada opositora Delsa Solórzano, quien calificó a Reverol, a cuyo mando está la Policía Nacional Bolivariana, de "asesino".

Reverol, sobre quien pesan sanciones de Estados Unidos por supuesto narcotráfico, fue citado el martes por el Parlamento para rendir cuentas por la "represión", pero no asistió.

La actuación de policías y militares han sido también criticadas por la fiscal general, Luisa Ortega, confesa chavista pero ahora considerada "traidora" por el gobierno por oponerse a la Constituyente.

"¿Quién es el que manda?"

El líder opositor Henrique Capriles sugirió que existe una división en la Fuerza Armada y entre Padrino López y Reverol. "¿Quién es el que manda?", manifestó, al pedirle a los militares defender la Constitución.

"Estamos en una hora decisiva, a este fraude constitucional le pusieron fecha, por eso tenemos que ser más gente en la calle. El proceso constituyente significa más hambre, más crisis", agregó.

Pero Maduro afirmó este miércoles que el 30 de julio, "llueva, truene o relampaguee", se realizará la elección de la Asamblea Constituyente.

La oposición califica de "fraude" la Constituyente porque no fue convocada en referendo y tiene un sistema de votación territorial y por sectores sociales que, asegura, garantizará al chavismo la mayoría de los 545 asambleístas.

Para la oposición, una elección general es la única salida a la severa crisis política y económica que vive el país petrolero, con una escasez crónica de alimentos y medicinas y una inflación que podría llegar a 720% en 2017, según el FMI.