• Washington, EE.UU. |
  • |
  • |
  • AFP

El exdirector del FBI James Comey inició este jueves una audiencia ante el Senado para relatar las presiones ejercidas por el presidente Donald Trump a raíz de una investigación sobre el papel de Rusia en las elecciones presidenciales de 2016

Comey prefirió no repetir el testimonio por escrito que divulgó el miércoles, donde afirmó que Trump le sugirió que deje en paz al general Michael Flynn, recientemente despedido del cargo de Asesor de Seguridad Nacional y quien era uno de los investigados.

Esta audiencia, por el carácter explosivo de las declaraciones de Comey, es aguardada con tensa expectativa por todo el país y se realiza con transmisión en vivo de las redes de televisión. En la tarde, Comey hablará a los senadores en sesión secreta.

Vestido con un sobrio traje azul oscuro, Comey ingresó a la sala de audiencias y posó sin inmutarse ante un verdadero batallón de fotógrafos.

Comey definió como "muy perturbadores" los pedidos del presidente Donald Trump a raíz de la investigación sobre el papel de Rusia en las elecciones del año pasado, pero admitió que el mandatario nunca pidió que se detuviera ese proceso.

Comey además apuntó que no es su papel indicar si Trump incurrió en el delito de obstrucción de justicia. "No pienso que deba decir si las conversaciones que tuve con el presidente fueron obstrucción de justicia. Fue una cosa muy perturbadora, desconcertante", dijo ante la comisión de inteligencia del Senado.

Comey afirmó hoy que considera que fue despedido por el presidente de EE.UU., Donald Trump, por la manera en que estaba gestionando la investigación sobre la supuesta injerencia rusa en las elecciones de 2016 y por la "presión" de la misma sobre el mandatario.

"No sé por qué fui despedido. Tomo al presidente por su palabra de que fui despedido por la forma en la que dirigía la investigación rusa y la presión que esto ejercía sobre él", afirmó Comey en su esperada comparecencia en el Comité de Inteligencia del Senado.