• Estados Unidos |
  • |
  • |
  • Edición Impresa

El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, consideró que la idea de una colusión entre Rusia y la campaña de Donald Trump en las elecciones de 2016 es una mentira “detestable”, aunque alegó que no podía recordar muchos detalles.

“La sugerencia de que participé de cualquier colusión, que no me dí cuenta de una colusión sobre el gobierno de Rusia (...) es una mentira espantosa y detestable”, dijo Sessions durante una audiencia ante la comisión de inteligencia en el Senado.

El fiscal general y secretario de Justicia buscó disipar las dudas que penden sobre él: “Nunca me encontré ni tuve ninguna conversación con rusos o funcionarios de cualquier otro gobierno sobre interferencia en ninguna campaña en Estados Unidos”, expresó.

Sessions es el funcionario de más alto nivel en prestar declaraciones ante esta comisión a raíz de la controversia sobre la eventual colusión de la campaña de Donald Trump con Rusia en las elecciones presidenciales del año pasado.

Líder republicano pide a Trump que deje trabajar a fiscal especial para Rusia

Esta audiencia tiene lugar escasos días después del explosivo testimonio que el director del FBI, James Comey, ofreció ante la misma comisión y que generó un terremoto político en la capital estadounidense.

“No lo recuerdo”

Con relación a un encuentro sostenido con el embajador ruso en Washington durante una ceremonia en un hotel de la capital estadounidense, Sessions insistió afirmando: “no lo recuerdo”.

Presionado por diversos senadores, Sessions alegó que “posiblemente me crucé” con el embajador ruso, “pero no tengo memoria de una conversación con él”.

De cualquier forma, añadió, aún en caso de haber tenido una conversación con él “no habría sido sobre ningún tema inapropiado”.

De igual forma, dijo no recordar si otros altos responsables de la campaña electoral de Trump mantuvieron contactos con altos funcionarios rusos durante la campaña.

En otra parte de la audiencia, los senadores interrogaron a Sessions sobre su papel en el despido de Comey del cargo de Director del FBI.

La semana pasada, Comey cuestionó duramente el papel de Sessions.

Si el fiscal general se había declarado impedido de participar de la investigación sobre Rusia, ¿por qué estuvo involucrado en el despido del director del FBI, si, como lo admitió el propio Trump, ese despido estaba relacionado precisamente con la cuestión rusa?, cuestionó Comey.

El temor a las redadas afecta a nicas indocumentados en EE. UU.

En este sentido, Sessions dijo que no podía revelar el contenido de conversaciones del presidente.

“No estoy en condiciones de discutir con ustedes, confirmar ni negar la naturaleza de conversaciones privadas que pude haber tenido con el presidente sobre este u otros temas”, repitió Sessions.

La audiencia tuvo momentos de tensión, en particular con la insistencia de Sessions en no ofrecer informaciones alegando no recordar detalles.

La Comisión de Inteligencia del Senado conduce una de las varias investigaciones en marcha en el país sobre el supuesto papel desempeñado por Rusia durante las presidenciales en las que resultó victorioso Trump.

Sessions ya se declaró impedido de participar de cualquier forma en una investigación sobre el mismo asunto que realiza el Departamento de Justicia, para la cual se designó a un fiscal especial independiente, Robert Mueller.

La interminable controversia que se instaló como una sombra negra sobre la Casa Blanca había surgido ya durante la campaña con el pirateo informático al Comité Nacional del Partido Demócrata.