• Washington, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciará este viernes un giro a la política hacia Cuba que restringirá ciertas actividades de negocios y algunos viajes de estadounidenses a la isla, cambios que prometen aumentar las tensiones con La Habana pero no paralizar el acercamiento bilateral.

Trump viajará a Miami (Florida), el refugio de muchos opositores al Gobierno de Raúl Castro, para desvelar en un discurso el resultado de la revisión que encargó en febrero sobre la política hacia Cuba iniciada por su predecesor, Barack Obama (2009-2017).

El mandatario no se plantea una ruptura brusca y quiere permitir que la actividad comercial y de intercambio con Cuba continúe todo lo posible porque aprecia "los beneficios para el pueblo cubano" de la apertura, según adelantó este martes el secretario de Estado de EE.UU., Rex Tillerson.

Pero Trump considera que las políticas de Obama están "proporcionando apoyo financiero al régimen" de Raúl Castro, y quiere asegurarse de que no viola las leyes con sanciones a Cuba impuestas por el Congreso estadounidense durante el último medio siglo, según Tillerson.

Para ello, el presidente ha decidido aplicar de manera estricta las restricciones de viajes a Cuba, y prohibir el comercio con empresas cubanas que sean propiedad de los servicios militares y de inteligencia, según una directiva presidencial que se publicará este viernes y que fue adelantada por la cadena CNN y el diario Politico.

"Debemos asegurarnos de que los fondos de Estados Unidos no se canalizan hacia un régimen que no ha cumplido con los requisitos más básicos de una sociedad libre y justa", indica la directiva de Trump, de acuerdo con Politico.

Bajo una estricta aplicación de las órdenes de Trump, los estadounidenses no podrían hacer ningún tipo de transacción con ninguna de las empresas pertenecientes al conglomerado empresarial del Ejército, el Grupo de Administración Empresarial S.A. (GAESA), el cual se calcula que controla alrededor de dos tercios del comercio minorista de la isla.

Pero, según expertos consultados por Efe, el impacto de esa medida dependerá de cómo la redacte el Departamento del Tesoro, y este podría emitir excepciones a ciertas actividades comerciales con GAESA y otras empresas si lo considera necesario.

"Las compañías estadounidenses probablemente sabrán con qué empresas pueden hacer negocios, porque el Tesoro publicará una lista", dijo a Efe un experto en Cuba en la American University, William LeoGrande.

Robert Muse, un abogado experto en la legislación estadounidense hacia Cuba, cree que esa medida crearía un "nivel añadido de incertidumbre" para las empresas estadounidenses interesadas en hacer negocios en Cuba, que ya deben sortear las restricciones impuestas por el embargo.