•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El expresidente panameño Ricardo Martinelli seguirá en prisión al menos hasta que el juez de Miami que lleva su caso de extradición decida si le concede la libertad bajo fianza como pide la defensa o le deja privado de libertad por riesgo de fuga como alega la Fiscalía. La segunda audiencia desde que Martinelli (2009-2014) fue detenido el pasado 12 de junio en razón de una solicitud de extradición presentada por las autoridades panameñas para que responda en su país de acusaciones por espionaje ilegal y peculado terminó sin decisiones por parte del juez federal Edwin Torres.

El magistrado no anunció fecha para la próxima audiencia, pero indicó que esta semana o a comienzos de la próxima hará algún anuncio sobre el caso.    

La defensa hizo hincapié en que Martinelli, quien estaba en el tribunal vestido con uniforme de preso y esposado, es objeto de una persecución política de parte del presidente Juan Carlos Varela, que fue vicepresidente en el gobierno del hoy requerido por extradición.

Juicio político 

El abogado Marcos Daniel Jiménez afirmó que este juicio tiene

“motivaciones políticas” y destacó en este sentido la casualidad de la visita a la Casa Blanca que este lunes realizó el presidente de Panamá, Juan Carlos Varela. 

Jiménez mencionó una entrevista del magistrado de la Corte Suprema, Harry Díaz, quien actúa como fiscal del caso por las supuestas intervenciones telefónicas, en las que, según dijo, este reconoció la falta de independencia y corrupción del Poder Judicial en Panamá.

Según el abogado, la entrevista con Díaz habla “por sí misma” de la falta de garantías del sistema judicial panameño.

La Fiscalía, que representa al Estado panameño en este proceso, afirmó que su papel en este juicio no tiene nada que ver con la política y que su papel es hacer valer el tratado de extradición.