•   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

El legendario espía soviético Yuri Drozdov murió este miércoles a los 91 años indicaron los servicios secretos rusos, que todavía mantienen gran parte del secreto sobre la vida de quien, entre otras cosas, dirigió las redes de agentes encubiertos en Occidente.

Pero antes de dirigir las redes de agentes secretos, Drozdov fue personalmente "hombre de terreno": participó en el más celebre intercambio de espías de la guerra fría, en 1962 en Berlín, dirigió el espionaje soviético en Pekín y Nueva York y organizó el asalto al palacio presidencial afgano que precedió la invasión soviética.

Drozdov nació en 1925 en Minsk, capital de Bielorrusia, participó de la Segunda Guerra Mundial con el Ejército Rojo y según la historia oficial, estuvo en las tropas que irrumpieron en Berlín a la caída del nazismo entre abril y mayo de 1945.

Si bien gran parte de su curriculum vitae sigue --forzosamente-- bajo el rotulo de top secret, se sabe que en 1962 Drozdov estuvo implicado en el intercambio de espías más famoso de la historia en el mítico Checkpoint Charlie entre Berlín Oriental y Occidental en 1962.

En ese canje Estados Unidos liberó al espía Williams Fischer, que trabajaba para Moscú y había sido detenido cinco años antes, y la URSS al piloto estadounidense Gary Powers, capturado en 1960 luego que fuera abatido su avión espía U2 sobre territorio soviético.

Dos años después, en plena tensión entre Moscú y Pekín, Drozdov está destacado en la embajada soviética en Pekín, donde permanecería cuatro años como responsable de los agentes de la KGB en ese otro gigante comunista.

Drozdov ocuparía las mismas funciones la década siguiente, entre 1975 y 1979 pero ahora en Nueva York bajo la cobertura de número dos de la delegación soviética en Naciones Unidas.

En 1979 el legendario espía tomó a su cargo la jefatura de la red de espías soviéticos encubiertos en el extranjero (básicamente en Occidente) cargo que mantuvo hasta su jubilación en 1991.

Dirigir la red no le impidió sin embargo seguir trabajando puntualmente en operaciones específicas, como por ejemplo organizar el asalto en 1979 al palacio presidencial de Afganistán, que precedió a la invasión soviética a ese país.

También fue el encargado de organizar en el seno de las fuerzas especiales al legendario grupo Vympel, encargado de acciones comando y de sabotaje en el resto del mundo.

"La vida de Yuri Drozdov ha sido un ejemplo de lealtad sin limites a la Madre Patria. Era un verdadero oficial ruso", subrayó el SVR (servicio ruso de inteligencia externa) en el comunicado anunciando su fallecimiento.