•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., John Kelly, anunció un endurecimiento de los controles de seguridad para los pasajeros que vuelen hacia el país, pero excluyó ampliar la prohibición de computadores a bordo de vuelos procedentes de Europa.

“Vamos a plantear un camino claro para alentar a las aerolíneas y aeropuertos a adoptar protocolos de seguridad más sofisticados (...) Es hora de elevar el estándar global de seguridad aérea mundial”, dijo Kelly en una conferencia en Washington.

Lea: Estados Unidos adopta medidas de seguridad más rígidas para todas las aerolíneas

Kelly subrayó que “los terroristas quieren derribar aviones” ya que “los ven como el objetivo más importante”. Entre estas medidas, mencionó “una mayor revisión de los aparatos electrónicos, controles más estrictos de los pasajeros y nuevas medidas diseñadas para mitigar potenciales ataques desde dentro”. END

Pese a las informaciones previas sobre la posibilidad de que se extendiese la prohibición de llevar computadores a bordo de los vuelos procedentes de Europa, el Departamento de Seguridad Nacional decidió no hacerlo.

La revista Time pide que retiren una falsa portada que glorifica a Trump

Podrían ampliarla

En marzo, el Gobierno de Estados Unidos prohibió los aparatos electrónicos grandes en el equipaje de mano en vuelos sin escalas procedentes de diez aeropuertos internacionales de ocho países de mayoría musulmana: Jordania, Kuwait, Egipto, Turquía, Arabia Saudí, Marruecos, Catar y Emiratos Árabes Unidos.

La agencia federal evitó detallar gran parte de estas nuevas exigencias por cuestiones de seguridad, pero aseguró que de no contar con la colaboración de las compañías o autoridades extranjeras podría ampliar esta prohibición a otros países o aeropuertos.

Estricta política de Trump dificulta entrada de artistas latinos al país

Estas medidas, tanto las que están a la vista como las no vistas, incluyen mejoras en el control de pasajeros y dispositivos electrónicos, así como normas de seguridad más estrictas para aeronaves y aeropuertos. Estas medidas afectarán tanto a compañías nacionales como extranjeras y se aplicarán a los vuelos de más de 280 aeropuertos de último punto de partida en 105 países de todo el mundo.