• |
  • |
  • Edición Impresa

El papa Francisco pidió ayer una “solución pacífica y democrática” en Venezuela en una referencia al país latinoamericano con motivo de la próxima conmemoración, el 5 de julio, de su independencia.

El pontífice manifestó que reza “por esta querida nación” y expresó su “cercanía a las familias que han perdido a sus hijos en sus manifestaciones en la calle”.

“Hago un llamamiento para que se acabe con la violencia y se encuentre una solución pacífica y democrática a la crisis”, añadió el papa ante los fieles congregados en la Plaza de San Pedro que asistieron al tradicional rezo del Ángelus.

“¡Que nuestra señora de Coromoto interceda por Venezuela!”, concluyó el papa, que rezó a continuación un avemaría con los miles de personas que le escuchaban, al hacer alusión a la patrona del país caribeño.

El pasado 8 de junio el papa recibió en el Vaticano a los miembros de la Dirección de la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), formada por seis obispos, después de que estos le pidieran audiencia para informarle sobre la situación del país.

El Vaticano participó en la fracasada mesa de negociación y el papa ha instado en diferentes ocasiones a resolver la crisis que vive la nación caribeña.

No es la primera vez que el papa se refiere tras el rezo del Ángelus a la situación en Venezuela, pues el pasado 2 de abril hizo un llamamiento a evitar “toda violencia” y abogó por buscar “soluciones políticas” en el país.

Detenciones

El presidente de la Asamblea Nacional (AN, parlamento) de Venezuela, el opositor Julio Borges, denunció ayer la “detención arbitraria” del coordinador de la coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) Roberto Picón por parte de funcionarios del servicio de inteligencia (Sebin) del país.

“El pasado jueves 22 de junio funcionarios del Sebin violentaron una vivienda privada donde se encontraba Roberto Picón Herrera y sin tener orden judicial ni evidencia de delito alguno se (lo) llevaron detenido”, dijo el diputado en rueda de prensa desde Caracas.

Según Borges, Picón fue presentado ante un tribunal militar y se le acusa de “traición a la patria, rebelión militar y sustracción de efectos militares”.

El diputado resaltó que la jurisdicción militar no está hecha para los civiles y criticó que, con esto, el gobierno venezolano “militariza” y “penaliza” la disidencia en el país.