• Miami, Estados Unidos |
  • |
  • |
  • AFP

Un juez de Miami declaró inconstitucional este lunes la modificación de una polémica ley de Florida de legítima defensa, llamada "Stand Your Ground", que permite el uso de la fuerza letal a civiles que se sientan amenazados de muerte y otorga inmunidad ante la justicia.

La ley "Stand Your Ground" (Defienda su posición) estuvo detrás de la absolución de George Zimmerman en 2013 por el asesinato de Trayvon Martin, un joven negro desarmado. El caso generó una oleada de protestas en todo el país que acusaron al sistema judicial de racista.

El juez del condado de Miami-Dade Milton Hirsch falló este lunes que los legisladores de Florida (suroeste de EEUU) abusaron de su autoridad cuando introdujeron el mes pasado una modificación a esta ley, cuya versión original está en vigor desde 2005.

Dijo que corresponde a la Corte Suprema de Florida, y no al Congreso, reescribir esta medida.

"Las alteraciones legales en la responsabilidad y evidencia de los casos de 'Stand Your Ground' son, como se estableció anteriormente, inconstitucionales", decidió en el fallo obtenido por la AFP.

El cambio aprobado el 9 de junio por el gobernador, Rick Scott, establece que el fiscal debe determinar, en un juicio preliminar, si tiene elementos suficientes para refutar una argumentación de defensa propia del acusado. Si no los tiene, el caso no iría al tribunal.

Esto quiere decir, según explica el juez en el fallo de 14 páginas, que algunos sospechosos podrían no ir nunca a juicio.

Esta actualización de la ley, impulsada por la Asociación Nacional del Rifle (NRA, en inglés), ha sido criticada porque en la práctica significa que el estado tendría que investigar al acusado dos veces.

"Stand Your Ground" garantiza a los acusados el derecho a no ser arrestados, detenidos, inculpados o procesados como resultado del uso de fuerza letal si ésta es legalmente justificada.

El fallo del juez se refiere al caso de Liletha Rutherford, quien argumenta defensa propia por un asalto agravado a mano armada.

Ahora corresponderá a la propia Rutherford probar su argumentación de defensa propia.