• Washington |
  • |
  • |
  • EFE / AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, está pasando su primer Día de la Independencia, su primer 4 de julio como mandatario, en su club de golf del estado Virginia, próximo a Washington, siendo este su trigésimo sexto día en un campo de golf como presidente.

Es también su 50ª visita a un lugar de su propiedad en apenas 165 días de mandato, tras haber hecho de sus fines de semana en sus instalaciones hoteleras de Mar-a-Lago (Florida) y los clubes de golf de Virginia y Nueva Jersey, todo un clásico.

Algunos demócratas han elevado sus preocupaciones por el uso de estas instalaciones por parte del presidente para asuntos de Estado, como la visita del presidente chino, Xi Jinping, a quien recibió en su resort de Florida.

Cuando acabe con su jornada de golf, Trump tiene previsto asistir más tarde al tradicional picnic con familias militares y el personal de la Casa Blanca celebrado en la mansión presidencial, manteniendo una tradición que se ha llevado a cabo por décadas.

El multimillonario y la primera dama, Melania Trump, acudirán al picnic y luego se dirigirán al ala sur de la Casa Blanca para ver los fuegos artificiales tradicionales de esta fecha desde el Balcón Truman.

¿Tuit de celebración?

Además, el presidente estadounidense Donald Trump envió un Twitter con un video de un coro de una iglesia cantando una melodía basada en su eslógan de campaña.

"Devolver la grandeza a Estados Unidos/ Levantar la antorcha de la libertad por todo el territorio/ Caminar hacia el futuro unidos mano con mano/ Y devolver la grandeza a Estados Unidos", canta el coro de la First Baptist Church, una megaiglesia de Dallas, en Texas.

"Devolver la grandeza a Estados Unidos" (Make America Great Again) fue el lema de la campaña presidencial de Trump.

El video de 2:15 fue grabado el sábado durante la "Celebración del Encuentro por la Libertad" que tuvo lugar en el Kennedy Center de la capital de Estados Unidos.

"Su música honra a nuestros héroes con más elocuencia de lo que las palabras podrían hacerlo", dijo Trump durante dicho encuentro.

La iglesia está dirigida por Robert Jeffress, partidario del presidente y que también estuvo en el evento.

Los cristianos conservadores que viven en "estados rojos" (de mayoría republicana), como Texas, se encuentran entre los seguidores más incondicionales de Trump.