•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega, impidió este jueves el ingreso al Ministerio Público de la abogada chavista que la reemplazará si es destituida, en un nuevo desafío al gobierno de Nicolás Maduro.

Katherine Haringhton llegó sorpresivamente a la sede de la Fiscalía, en el centro de Caracas, pero tras esperar unos 20 minutos frente a los portones cerrados, decidió retirarse sin poder tomar posesión de su cargo como vicefiscal.

“Denunciamos la pretensión arbitraria de la vicefiscal nombrada por el TSJ (Tribunal Supremo de Justicia) de ingresar al MP”, aseguró Ortega, quien enfrenta un proceso judicial que podría llevar a su remoción en los próximos días y quien no reconoce el nombramiento de Haringhton.

El TSJ, acusado de servir al Gobierno, fue blanco de una nueva protesta en la ola de manifestaciones que realizan desde hace tres meses los opositores -con saldo de 91 muertos- para exigir la salida de Maduro, en medio de la devastadora crisis económica.

La fiscal, al igual que la oposición, acusa a la Policía y a los militares de una “desbordada represión” contra los manifestantes, en cumplimiento de órdenes del gobierno de Maduro, rechazado según la encuestadora Datanálisis por ocho de cada diez venezolanos.

“No es un Estado forajido” 

Haringhton fue juramentada hace dos días por el TSJ, poco antes de una audiencia que realizó la corte para decidir, en los próximos tres días, si enjuicia a Ortega por supuestas “faltas graves”, acusada por el oficialismo de mentir en señalamientos contra los magistrados.

“Veníamos a hacer un equipo de trabajo, a procurar la reflexión de la fiscal general para actuar en pro del país (...). Yo tengo una misión, he sido juramentada para cumplirla”, aseveró la vicefiscal, quien dijo estar segura de que Ortega “va a pensar un poco mejor en calma”.

Haringhton, fiscal regional durante la gestión de Ortega, fue sancionada en 2015 por Estados Unidos que la acusa de violaciones de derechos humanos al haber enviado a la cárcel a varios dirigentes opositores como el alcalde de Caracas, Antonio Ledezma.

Agentes del servicio de Inteligencia y de la Guardia Nacional se apostaron en cercanías de la Fiscalía, tras lo que Ortega dijo responsabilizarlos “de cualquier situación irregular que ocurra contra la sede y funcionarios” de la institución.

Almagro pide sesión

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, solicitó convocar una sesión extraordinaria “urgente” del Consejo Permanente del organismo sobre los “recientes acontecimientos” en Venezuela, a ser posible hoy por la tarde.

Almagro envió una carta al presidente de turno del Consejo Permanente, el embajador brasileño ante la OEA, José Luiz Machado e Costa, para pedirle convocar “una sesión extraordinaria del Consejo Permanente, con carácter de urgente, a fin de abordar los recientes acontecimientos de la crisis política” en Venezuela.

La convocatoria, que aún debe ser confirmada por Machado e Costa, se haría “conforme al artículo 20 de la Carta Democrática Interamericana”, precisó Almagro en la misiva, publicada en la página web de la OEA.

Almagro condenó el asedio al Parlamento venezolano y aseguró que el gobierno del presidente Nicolás Maduro utiliza “el terror sobre los ciudadanos y la institucionalidad” como herramienta para “asegurar su permanencia en el poder”.

Mientras la Unión Europea (UE) pidió al  Gobierno garantizar la seguridad de los representantes electos y la integridad de las instituciones democráticas tras el episodio de violencia desatada en la Asamblea Nacional (AN) que dejó heridos a varios diputados y trabajadores.

A través de un comunicado, el portavoz del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) pidió a las autoridades que “garanticen la seguridad de los representantes electos de la gente y la integridad de las instituciones democráticas”.

En  EE. UU. protestan contra gobierno venezolano

 

Por Carlos Solís

Un grupo de manifestantes venezolanos, radicados en Boston, arremetieron este miércoles en contra del cónsul de este país, Omar Sierra, luego que este intentara izar la bandera de su país en conmemoración de un año más de Independencia.

Los manifestantes presentes en la plaza de la Alcaldía solicitaron al diplomático izar a media asta la bandera aduciendo que Venezuela se encuentra de luto por las 91 personas fallecidas durante las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.
Señalaron que el diplomático es parte del “régimen”, del presidente Nicolás Maduro, a quien acusan de reprimir y asesinar a jóvenes estudiantes en las calles de Venezuela. 

El cónsul Sierra calificó de falsas las acusaciones y acusó a la oposición de desestabilizar la “tranquilidad” del país. También señaló a los furiosos manifestantes que ellos eran los asesinos y los causantes de provocar violencia en el país venezolano. 

“Lo que ustedes están haciendo es un show, ustedes creen que esta es la Plaza de Altamira y que me van a quemar vivo como lo hicieron con Orlando Figueroa por ser chavista”, les gritó el cónsul.

La acalorada protesta terminó cuando dos oficiales municipales llegaron a resguardar la integridad del diplomático, quien tuvo que marcharse por la parte trasera del edificio municipal de Boston.