•   Bogotá, Colombia  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Tres papamóviles, sin lujos ni vidrios blindados, movilizarán al sumo pontífice Francisco durante su visita a Colombia del 6 al 11 de septiembre, informaron este lunes fuentes religiosas.

"El papa en Colombia va a utilizar tres papamóviles que (...) serán ensamblados aquí en Colombia por General Motors (mayor fabricante estadounidense de autos)", dijo en rueda de prensa el nuncio apostólico, monseñor Ettore Balestrero.

Se trata de tres camionetas SUV Chevrolet Traverse que están siendo modificadas en la planta de General Motors en Bogotá y las cuales se eligieron teniendo en cuenta los estándares del Vaticano.

Los tres vehículos, que serán exhibidos el 28 de agosto en Bogotá, tendrán una cubierta de vidrio -sin blindar- para que las personas puedan ver con facilidad al pontífice en su tránsito por la capital, Villavicencio, Medellín y Cartagena, las cuatro ciudades que visitará.

"El papamóvil no se ha blindado por voluntad expresa del papa. El papa viene sin ninguna resistencia, eso es muy indicativo (...) por lo tanto no busca la defensa sino el acercamiento a la gente", dijo a su vez, monseñor Fabio Suescún, director ejecutivo de la visita del papa al país.

Los tres vehículos también tendrán una silla que podrá girar 360 grados y se ajustará a la temperatura que se desee, aunque Suescún explicó que el papa estará de pie la mayor parte del tiempo por lo que los pisos serán ergonómicos.

Por otra parte, la empresa automotriz facilitará unidades Chevrolet Sonic Hatchback, un modelo de baja gama, para los desplazamientos del papa y su comitiva, aunque no se especificó cuántos de estos estarán a disposición de la Santa Sede.

"El papa no quiere carros o automóviles de alta gama, sino los más sencillos. Una de las condiciones del Papa es que su visita(a Colombia) sea austera", señaló Suescún.

Suescún agregó que los papamóviles son donados por General Motors a la iglesia colombiana y después de su uso quedarán disponibles para lo que la Santa Sede vea oportuno emplear.

El gobierno y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), última guerrilla activa de Colombia, esperan firmar un cese al fuego bilateral antes de la visita del papa, como señal de su voluntad con la paz en un país donde un conflicto armado de 53 años ha dejado 260.000 muertos y unos 60.000 desaparecidos.