•   Washington, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente de EE.UU., Donald Trump, decidió aplazar tres meses su decisión sobre si levanta o no permanentemente las sanciones estadounidenses impuestas hace dos décadas a Sudán, confirmaron hoy funcionarios estadounidenses.

Justo antes de abandonar el poder en enero, el entonces presidente, Barack Obama, ordenó el levantamiento de algunas de las sanciones financieras impuestas a Sudán en 1997 y reforzadas en 2006 por la violencia en Darfur.

Pero esas sanciones se levantaron de forma temporal y Obama dispuso que Trump tomara una decisión definitiva sobre si cancelarlas permanentemente al final de un plazo de seis meses, que se cumple hoy.

A última hora del martes, Trump emitió una nueva orden ejecutiva en la que extiende el periodo de revisión establecido por Obama durante tres meses más, con el objetivo de recabar "datos adicionales" sobre los avances de Sudán, aunque mantiene en pie mientras tanto el alivio temporal de las sanciones.

"Si al final de esos tres meses, comprobamos que ha habido acciones positivas suficientes por parte del Gobierno de Sudán, suspenderemos las sanciones", aseguró hoy un alto funcionario estadounidense, que pidió el anonimato, en una conferencia telefónica con periodistas.

La fuente aseguró que Sudán ha hecho "avances significativos" a la hora de ajustarse a varias de las exigencias de Estados Unidos, pero tanto Trump como las agencias estadounidenses implicadas en la evaluación de las sanciones consideraron que era mejor dar más tiempo al Gobierno sudanés para solucionar algunos temas.

En concreto, Estados Unidos quiere ver más avances en cuanto a "lograr una paz sostenible en Sudán, eliminar las obstrucciones que quedan a la entrega de ayuda humanitaria y potenciar la cooperación (con EEUU) para combatir el terrorismo", indicó la portavoz del Departamento de Estado, Heather Nauert, en un comunicado.

Ni la orden de Obama ni la de Trump afectaban a las sanciones económicas y financieras vigentes contra Sudán dentro de su designación como país "patrocinador del terrorismo", una clasificación en la que el Departamento de Estado de EE.UU. mantiene a Sudán junto con Irán y Siria.