•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un congresista demócrata se convirtió el miércoles en el primer legislador estadounidense en presentar formalmente una moción  de ‘impeachment’ contra el presidente Donald Trump, pero es probable que el esfuerzo se detenga en el Congreso, de mayoría republicana. 

El demócrata Brad Sherman, de California, dio curso a la amenaza que realizó el mes pasado de intentar destituir al presidente, al presentar una moción de cuatro páginas para “iniciar un juicio político a Donald John Trump, presidente de los Estados Unidos, por crímenes y delitos graves”. 

Sherman dijo en un comunicado que el presunto esfuerzo de Trump para anular una investigación sobre los lazos de su equipo de campaña electoral con Rusia, así como una pesquisa contra un asesor de alto rango de su gobierno equivalían a una obstrucción de la justicia. 

Donald Trump Jr.

“Las revelaciones recientes de Donald Trump Jr. indican que la campaña de Trump estaba ansiosa por recibir ayuda de Rusia”, sostuvo Sherman. 

“Ahora parece probable que el presidente tuviera algo que ocultar cuando trató de limitar la investigación del asesor de seguridad nacional (quien debió renunciar) Michael Flynn y la investigación general del caso ruso”, agregó. 

“Creo que sus conversaciones con el director del FBI, James Comey y su posterior despido, constituyen una obstrucción de la justicia”, indicó.

La Casa Blanca reaccionó con desdén cuando un periodista le pidió una opinión acerca de la iniciativa de Sherman. “Creo que es completamente ridículo y en el peor de los casos un juego político”, respondió la portavoz de la Casa Blanca Sarah Huckabee Sanders. 

Sherman dijo que en su pedido usó un lenguaje similar al de la primera moción para paedir un ‘impeachment’ contra el presidente Richard Nixon, que aprobó el Comité Judicial de la Cámara de Representantes el 27 de julio de 1974. Nixon renunció a su cargo 13 días después. 

Hasta ahora un solo legislador, el demócrata Al Green, ha firmado la moción. 

Nominado al FBI

El abogado Christopher Wray, nominado por el presidente Donald Trump para ser el nuevo director del FBI, se comprometió con una justicia imparcial que proteja a esa organización de influencias políticas.

“Si me dan el honor de conducir esta agencia, nunca permitiré que el trabajo del FBI sea conducido por algo que no sean los hechos, la ley y la búsqueda de una justicia imparcial”, dijo Wray ante la Comisión de Asuntos Jurídicos del Senado durante su audiencia de confirmación como máxima autoridad de la policía federal estadounidense.