•   Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La máxima corte venezolana tenía previsto este miércoles decidir si abre un juicio y autoriza la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega, símbolo de la disidencia chavista que enfrenta al presidente Nicolás Maduro, aunque el veredicto podría tardar.

El plazo de cinco días que se fijó el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para pronunciarse se cumplía este miércoles, pero el Código Orgánico Procesal Penal da un lapso de 30 días para decidir en este tipo de casos, recordó a la AFP el penalista Jesús Ollarves.

La abogada, de 59 años, fue acusada por el diputado oficialista Pedro Carreño de “mentir” al afirmar que no avaló la designación, según ella “amañada”, de 33 magistrados por el anterior Parlamento chavista, en 2015.

Carreño asegura que Ortega, a quien los oficialistas consideran una “traidora”, es “bipolar” y pidió incluso al TSJ declarar “su insania mental”. 
“Como aquí las instituciones y el derecho son armas de una guerra política contra los que se opongan a los designios del poder que aspira a perpetuarse, en poco tiempo, hoy, mañana o cuando sea, van a declarar que el juicio procede”, comentó a la AFP el politólogo Luis Salamanca.

El constitucionalista José Ignacio Hernández dejó abierta la posibilidad de que el TSJ postergue la decisión porque ordenó una prueba grafológica para determinar la autenticidad de una firma con la que, según Carreño, la fiscal avalaría en un acta el nombramiento de los jueces.

“Este chimbo (tramposo) antejuicio es un proceso absolutamente viciado, una marramucia (suciedad)”, declaró Henrique Capriles, que al igual que la mayoría de opositores apoya a Ortega, aunque algunos recuerdan sus actuaciones para encarcelar políticos.

Investiga Odebrecht

La Fiscalía venezolana citó a la esposa y la suegra del diputado y exministro de Transporte y Obras Públicas Haiman El Troudi por supuestos actos de corrupción relacionados con la constructora brasileña Odebrecht. 

“El Ministerio Público citó en calidad de imputadas a Elita Del Valle Zacarías Díaz y su hija María Eugenia Baptista Zacarías, por estar presuntamente relacionadas con el caso Odebrecht”, señala un boletín del organismo. 

Según la Fiscalía, “ambas mujeres están vinculadas con Haiman El Troudi, quien se desempeñó como ministro del Poder Popular para Transporte Terrestre y Obras Públicas” entre 2014 y 2015 durante el gobierno de Nicolás Maduro.

El politólogo Nicmer Evans, de línea chavista pero crítico de Maduro y quien conoce el círculo cercano del Gobierno, aseguró que ambas mujeres son la esposa (María Eugenia) y suegra (Elita) de El Troudi. 

El Ministerio Público las citó para el 27 de julio “a objeto de que le sean imputados delitos sancionados en la Ley contra la Corrupción”. 

“Este proceso responde a una investigación adelantada por el Ministerio Público en cuanto a diversas irregularidades detectadas en contrataciones efectuadas por los representantes de la mencionada constructora brasileña”, agregó el boletín.

El martes último, la fiscal general, Luisa Ortega, anunció que imputará a varios funcionarios que supuestamente recibieron sobornos de la empresa brasileña para favorecer la construcción de obras.

“Tenemos identificados a varios funcionarios públicos que comprometieron el patrimonio del Estado en favor de estas empresas. Cuando sean citados para imputar, que va a ser en los próximos días, lo vamos a informar”, anunció en entrevista a la emisora Unión Radio.

Ortega, denunció que el Gobierno anuló el pasaporte a un funcionario que la representaría en Argentina en un foro de fiscales que analizará el tema de su posible destitución.

“Rechazo anulación ilegal del pasaporte del director de Actuación Procesal, Zair Mundaray, quien iba a Argentina”, escribió este miércoles la fiscal en su cuenta en Twitter.

Ortega, impedida de salir del país por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), designó al funcionario para asistir al encuentro de la Asociación Iberoamericana de Ministerios Públicos (AIAMP) convocado para hoy.

Almagro habla con Leopoldo

El secretario general de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, conversó telefónicamente con el líder opositor venezolano Leopoldo López, recientemente transferido a prisión domiciliaria, informó el ente.

En una nota oficial, la OEA informó que Almagro y López dialogaron sobre la “necesidad de continuar trabajando para el retorno de la democracia” en Venezuela y la “recuperación de los derechos del pueblo venezolano”.

El secretario del organismo continental, con sede en Washington, y el líder opositor venezolano también discutieron la “represión” a las protestas, la adopción de un “calendario electoral integral”, el establecimiento de un canal humanitario y el restablecimiento de las facultades de la Asamblea Nacional, controlada por la oposición.

Mientras el exjefe del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero visitó al líder opositor venezolano Leopoldo López en su casa donde cumple arresto domiciliario.

Rodríguez Zapatero, que ha actuado como mediador entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, fue una figura clave para que López recibiera este beneficio, según ha reconocido la esposa del opositor, Lilian Tintori.