•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El exministro hondureño Yani Rosenthal, uno de los tres miembros de su familia acusados de lavado de dinero ligado al narcotráfico por Estados Unidos, donde se defiende en libertad, ha decidido declararse “culpable” por uno de los dos delitos de los que se le acusa, según un comunicado personal.

Rosenthal, quien se defiende en EE. UU. en libertad tras pagar una fianza, ha decidido, en consulta con sus abogados y familia, declararse “culpable de uno de los cargos” que le imputa la Justicia estadounidense, según un comunicado del exministro divulgado por medios hondureños. La decisión la tomó después de “minucioso análisis así como una profunda reflexión de todo lo sucedido, así como de las implicaciones que tendrá este asunto jurídico internacional, pero sobre todo en un esfuerzo por evitar mayores afrentas a terceros”, añade.

El exdiputado hondureño indicó, según el documento, que su decisión busca cerrar “este período que es, por el dolor y la incertidumbre causada a mi familia y allegados, el más difícil de mi vida”, aunque no precisa porque delito acepta declararse culpable.

Rosenthal es acusado por Estados Unidos de “una conspiración realizada durante varios años para lavar ganancias provenientes de crímenes de narcotráfico y de sobornos en el exterior mediante cuentas en los Estados Unidos”, señala la acusación desde NuevaYork.

Además, agradeció a Dios y a su familia por “nunca” dejarle “solo durante esta profunda prueba emocional y la decisión que he tomado hoy (miércoles)”, añade el comunicado.

“Tomar esta decisión, arrepentirse y sufrir el justo o injusto castigo para iniciar la reconstrucción de mi vida y circunstancia, no es una derrota sino una oportunidad que me da Dios para mejorar como persona, padre, esposo, hijo y hondureño”, enfatizó el exministro (2006-2009), señalan los medios.

Yani Rosenthal se entregó a las autoridades estadounidenses en noviembre de 2015, al parecer en Guatemala, y estuvo recluido en una prisión de Nueva York, a la que también fue enviado su primo Yankel Rosenthal (47), también exministro, quien fue detenido el 6 de octubre en Miami, también acusado por lavado de activos ligado al tráfico de drogas.

El otro miembro de la misma familia acusado por EE. UU. es Jaime Rosenthal, un reconocido político y banquero, ex vicepresidente de Honduras y ex precandidato presidencial, contra quien una jueza de Nueva York dictó orden de captura el 16 de septiembre de 2015.

Rosenthal, de 81 años y bajo arresto domiciliario en su país, también es acusado en Honduras por supuesta defraudación fiscal y falsificación de documentos públicos.

El empresario supuestamente evadió el pago de impuestos por una millonaria importación de carne desde Brasil, la que habría reportado como una compra hecha en EE. UU., según las autoridades hondureñas.