•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Siete mexicanos fueron identificados ayer entre los 10 migrantes indocumentados que murieron en un camión localizado en Texas, en la frontera estadounidense, informó este miércoles la cancillería de México.

Previamente, las autoridades informaron que eran cuatro los migrantes de origen mexicano que habían fallecido.

La cancillería de México detalló en un comunicado que “34 de las 39 personas que fueron abandonadas en el interior de una caja de remolque en San Antonio, Texas, son de nacionalidad mexicana”.

Agregó que 27 de esos migrantes mexicanos todavía se encuentran hospitalizados.

Los migrantes fueron hallados en un camión sin aire acondicionado en el estacionamiento de un supermercado Walmart.

Varios de ellos se encontraban en condiciones críticas debido al excesivo calor y la deshidratación, según las autoridades estadounidenses, que estimaron que en el camión podrían haber viajado entre 70 y 200 personas.

El 24 de julio pasado, Guatemala confirmó que una de las víctimas mortales, un joven de 20 años, era de nacionalidad guatemalteca.

La cancillería mexicana agregó que inició “acciones para facilitar la visita de los familiares a los hospitales, y los trámites para la repatriación de los restos” de los fallecidos.

También alertó a “todos los migrantes sobre los altos riesgos que conlleva el uso de redes de tráfico de personas”.

El hallazgo de migrantes muertos es frecuente en varias partes de la frontera sur de Estados Unidos, por donde intentan cruzar ilegalmente miles de mexicanos y centroamericanos.

El martes las autoridades mexicanas señalaron que cuatro migrantes indocumentados guatemaltecos murieron y otros tres están desaparecidos tras intentar cruzar el río Bravo, en la frontera entre México y Estados Unidos.