•   Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La eliminación de la violenta pandilla Mara Salvatrucha (MS-13), es una “alta prioridad” para el gobierno de Donald Trump que se propone “diezmar” al grupo, dijo ayer en la Casa Blanca un responsable del Departamento de Justicia.

“Encargarnos de la MS-13 es una alta prioridad de este Gobierno y el Departamento de Justicia. No descansaremos y no fracasaremos. Queremos reducir y diezmar esta pandilla para volver a hacer que las comunidades sean seguras”, dijo Rubert Hur, asistente de la oficina del fiscal general.

El secretario estadounidense de Justicia y fiscal general, Jeff Sessions, inició este mismo jueves una visita oficial a El Salvador para reuniones de alto nivel centradas precisamente en el combate a las pandillas y en especial a la Salvatrucha.

La visita de Sessions a El Salvador coincidió con la presentación de cargos formales contra 113 miembros de la mara Salvatrucha, que se suman a otros 593 que habían sido imputados el miércoles.

Por su parte, el director interino del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas, Thomas Homan, destacó el empeño del Gobierno en la captura y deportación de extranjeros en situación irregular, pero criticó la continuidad de las llamadas “ciudades santuario”.

Se trata de ciudades o municipios donde los extranjeros no pueden ser forzados a demostrar su situación migratoria, y según Homan son las áreas donde se concentran jóvenes que terminan involucrados en pandillas como la 

Salvatrucha.

“Las ciudades santuario precisan ayudarnos. Son un peligro para la seguridad pública y para los agentes migratorios”, reclamó Homan.
Especialistas coinciden en que la mara Salvatrucha nació en Los Ángeles, California, en la década de 1980 inicialmente como una red de protección de inmigrantes salvadoreños.

Sin embargo, en la actualidad actúa en El Salvador, Honduras y Guatemala, partes de México y en la mayoría de las ciudades principales de Estados Unidos.

El fiscal general de Estados Unidos, Jeff Sessions, llegó ayer a El Salvador para reunirse con autoridades locales y con los fiscales de los países del Triángulo Norte de América Central, para hablar de cooperación en el combate de pandillas, informaron fuentes oficiales.

La visita de Sessions está “dentro del calendario y programa de trabajo para estrechar la cooperación”, declaró el secretario de Comunicaciones de la presidencia, Eugenio Chicas.

El secretario Chicas explicó que el número de deportados salvadoreños de Estados Unidos con antecedentes criminales aumentó y la exigencia de El Salvador siempre será que los que hayan cometido delitos en Estados Unidos “deben ser juzgados y sancionado en prisiones norteamericanas”.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos, por medio de un comunicado, consignó que Sessions durante una reunión “felicitó” al fiscal general salvadoreño Douglas Meléndez, por detener y acusar este jueves a 113 miembros de la Mara Salvatrucha (MS-13) que se suman a otros 593 imputados el miércoles.

El 9 de febrero pasado, el presidente Donald Trump publicó una orden Ejecutiva sobre el cumplimiento de las leyes federales con respecto a Organizaciones Transnacionales que delinquen entre las que figuran como prioridad desmantelar la pandillas MS-13.

Durante su estadía en San Salvador, el fiscal norteamericano tiene previsto reunirse con sus homólogos de Guatemala y Honduras.

Sessions también visitará el cuartel de la Fuerza de Tarea Transnacional Antipandillas del FBI (TAG, en inglés).