•   Manila, Filipinas  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un alcalde filipino acusado por el presidente Rodrigo Duterte de estar inmplicado en el tráfico de drogas murió este domingo en un operativo de las fuerzas de seguridad, que mataron a otras 14 personas, indicó la policía.

Duterte había señalado con nombre y apellido a representantes de las autoridades locales, policiales y judiciales en el marco de una "guerra contra las drogas" de un nivel de violencia sin precedentes en este país del sudeste asiático, lanzada desde su llegada al poder en 2016.

Entre las personas señaladas por Duterte figuraba Reynaldo Parojinog, alcalde de la ciudad portuaria de Ozamiz (sur), abatido el domingo por la policía durante el allanamiento de su domicilio.

"El personal de seguridad del alcalde abrió fuego y nuestros policías respondieron", declaró a la AFP un portavoz de la policía regional, Lemuel Gonda.

En el domicilio se incautaron granadas, municiones y droga, indicó por su parte el jefe de policía de la provincia, Jaysen De Guzman.

La policía había comenzado a vigilar a Parojinog tras las declaraciones de Duterte que lo involucraban con el narcotráfico.

Otros dos alcaldes cuyos nombres figuraban en la "lista" del mandatario filipino fueron abatidos el año pasado.

En el poder desde hace un poco más de un año, Duterte prometió matar a decenas de miles de narcotraficantes para evitar --según explicó-- que Filipinas se convierta en un narco-Estado.

Desde su entrada en funciones el 30 de junio de 2016, la policía mató a unas 3,200 personas en esa lucha contra el comercio ilícito de estupefacientes.

Varios otros miles perecieron en crímenes vinculados a esa actividad, según estadísticas policiales. Organismos de defensa de los derechos humanos denunciaron por su parte numerosas víctimas de la acción de milicias vinculadas al gobierno.