•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La decisión del Kremlin de expulsar a diplomáticos estadounidenses debió haberse tomado antes frente a las duras sanciones impuestas por Washington, dijo el domingo un alto funcionario ruso, prometiendo más respuestas si Estados Unidos no cambia su enfoque.

"Creo que esta represalia se debió tomar hace mucho tiempo", afirmó el viceministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Serguéi Ryabkov, en el programa del canal estadounidense ABC "This Week".

El alto funcionario ruso calificó al nuevo paquete de sanciones contra su país por interferir en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 como "una ley completamente extraña e inaceptable" que fue "la última gota".

"Si la parte estadounidense decide seguir avanzando hacia un mayor deterioro responderemos, responderemos del mismo modo. Reflejaremos esto y tomaremos represalias", agregó.

Presionado para saber si la respuesta implicaría sanciones económicas para las empresas y los bienes estadounidenses, objetó: "Tenemos una caja de herramientas muy rica a nuestra disposición. Sería ridículo de mi parte empezar a especular sobre lo que puede o no ocurrir".

"No somos apostadores. Consideramos las cosas muy seria y responsablemente, pero puedo asegurarles que hay diferentes opciones sobre la mesa y se están considerando todo tipo de cosas, tanto simétricas como asimétricas, por usar un término muy popular en el mundo de la diplomacia".

Moscú ordenó el viernes a Estados Unidos reducir el personal de su embajada y sus consulados en Rusia y suspendió el uso por parte de los norteamericanos de dos instalaciones diplomáticas.

El presidente Vladimir Putin cifró este domingo en 755 los diplomáticos estadounidenses lo que deberán el país.

La medida fue vista como un golpe a las esperanzas en Rusia de que la elección de Donald Trump ayudara a mejorar los lazos entre ambos países, que cayeron a su punto más bajo desde la Guerra Fría debido a la intromisión del Kremlin en el conflicto en el este de Ucrania y la supuesta injerencia en las elecciones estadounidenses.