•  |
  •  |
  • Edición Impresa

El primer ministro Benjamin Netanyahu reaccionó rápidamente al rechazo de la apelación, repitiendo su llamado a que se perdone al soldado Elor Azaria, cuyas acciones fueron muy criticadas por altos mandos militares.

Además de rechazar la apelación del soldado, los jueces militares también denegaron un recurso presentado por la fiscalía para incrementar la pena a Azaria, sargento y miembro de una unidad paramédica castrense, cuando ocurrió el incidente, según la prensa israelí.

“Mi opinión no ha cambiado en lo que respecta al indulto a Elor Azaria”, añadió el jefe del gobierno israelí en Twitter. “Cuando se discuta el tema en concreto, daré mi recomendación a las autoridades competentes”, añadió Netanyahu.

El soldado, actualmente de 21 años, fue condenado en febrero. Después apeló la sentencia, en tanto que fiscales militares, quienes habían solicitado una pena de entre tres y cinco años de prisión, solicitaron que se le aumentara la condena.

Azaria apareció ayer ante un tribunal militar de Tel Aviv sonriendo y abrazando a familiares, como ya hizo en audiencias anteriores.

Su encarcelación se había pospuesto a la espera de una decisión sobre su apelación.

Todavía puede apelar ante la Corte Suprema del país, aunque el ministro de Defensa israelí, Avigdor Lieberman, le pidió que no lo hiciera y que solicite el perdón del jefe de personal del ejército.

Filmado

Azaria también puede pedir el indulto del presidente Reuven Rivlin. Según una fuente cercana al jefe de Estado, no se ha presentado ninguna solicitud al respecto.

“No es un día fácil, pero es el veredicto, y hay que respetar a la corte”, dijo Lieberman. “Pido a la familia Azaria que no siga con el proceso de apelación [...] y que ponga fin a este tema lo antes posible”, agregó.

Azaria fue filmado en marzo de 2016 por un militante propalestino disparando a la cabeza a Abdul Fatah Al Sharif, en Hebrón, en la Cisjordania ocupada.

El palestino acababa de atacar a unos soldados con cuchillo. Tras ser herido de bala, yacía en el suelo, aparentemente sin capacidad para hacer daño.

Las imágenes se propagaron por las redes sociales.

Azaria alegó que temía que Al Sharif llevara un cinturón de explosivos y se hiciera estallar, una posibilidad que los jueces rechazaron.

“Su motivación para disparar fue que sentía que el terrorista merecía morir”, dijo la jueza, coronel Maya Heller, cuando leyó el veredicto en enero.

El juicio mostró las profundas divisiones entre la opinión pública israelí, entre quienes condenan que disparara y quienes consideran que está justificado.

Líderes militares han condenado firmemente la acción de Azaria, mientras que representantes de la extrema derecha, Netanyahu entre ellos, han pedido que sea perdonado

La oenegé Amnistía Internacional (AI) considera que la sentencia “no refleja la gravedad de la ofensa”, y la oficina de derechos humanos de la ONU consideró que era un castigo “inaceptable” para “una aparente ejecución extrajudicial”.