•   Tegucigalpa,Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Unión Europea anunció en Honduras la inversión de 2.3 millones de dólares en un proyecto enfocado a fortalecer la atención y protección de la niñez desplazada por la violencia en el Triángulo Norte de Centroamérica.

El proyecto “Mejora de los derechos y de la protección de los niños desplazados por violencia en Guatemala, Honduras y El Salvador” busca fortalecer los mecanismos de asistencia a favor de más de 14,000 niños y adolescentes desplazados en los tres países que conforman el Triángulo Norte de Centroamérica, indicó la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) en un comunicado.

Los fondos, 1.95 millones de euros (2.3 millones de dólares), saldrán de la UE y se canalizarán a través de Acnur, para implementar políticas de protección, establecer espacios amigables para la niñez y proveerle herramientas de protección, añadió.

“Acnur agradece el apoyo de la Unión Europea en la protección de las familias, la niñez y adolescencia desplazada en Centroamérica y México”, señaló José Samaniego, representante regional de la agencia de la ONU.

Destacó que la UE ha apoyado a Acnur a fortalecer “los sistemas de asilo y de protección, buscar soluciones duraderas y brindar asistencia a  más de 10,000 niños y adolescentes en los últimos tres años”.

Desplazamiento forzado

El proyecto está enmarcado en la prioridad estratégica de Acnur para abordar el desplazamiento forzado de manera integral en la región, señaló la agencia.

Agregó que en América se desarrolla un Marco Integral de Respuesta a los Refugiados para “proporcionar un enfoque integral a esta compleja situación de desplazamiento forzado”, con apoyo siempre de la Unión Europea.

Acnur resaltó, además, que en los últimos años miles de niños y adolescentes solos o acompañados se han visto “forzados a huir de la creciente violencia en los países centroamericanos” y, en algunas ocasiones, se han desplazado “más de una vez en busca de protección y seguridad”.

De acuerdo con cifras citadas por la agencia de la ONU, los pedidos de asilo presentados en Centroamérica crecieron un 67% en un año al pasar de 54,990 en 2015 a 91,900 en 2016.

Acnur se comprometió a seguir trabajando “estrechamente” con instituciones gubernamentales y organizaciones de sociedad civil para “promover mecanismos de prevención y fortalecer la respuesta que se brinda a las familias afectadas por la violencia”.

Centroamérica, en especial el llamado Triángulo Norte, es considerada la región sin guerra más violenta del mundo por la criminalidad que azota a la región.