•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La oposición venezolana denunció este sábado el "secuestro total" de las instituciones tras la remoción del cargo de la fiscal general, Luisa Ortega, por parte de la poderosa Asamblea Constituyente.

"Lo que está sucediendo en Venezuela es el secuestro total de todas las instituciones por una sola mano, por un solo partido político", dijo a periodistas Julio Borges, presidente del Parlamento de mayoría opositora, en referencia a la Constituyente que calificó que dictatorial.

La Asamblea Constituyente de Venezuela destituyó este sábado a Ortega, chavista que se transformó en gran crítica del gobierno de Nicolás Maduro, y juramentó en su lugar al hasta ahora defensor del pueblo Tarek William Saab.

"La destitución de la Fiscal General de Venezuela es un paso más en el quiebre democrático y no contribuye a la paz del pueblo venezolano", publicó Bachelet en su cuenta en Twitter.

Ortega se declaró en rebeldía tras la decisión de la Asamblea Constituyente, que en su primera sesión destituyó a la magistrada, que deberá enfrentar un juicio por supuestas irregularidades, según anunció el Tribunal Supremo de Justicia, acusado por la oposición venezolana de apoyar al gobierno.

Chile ha jugado un rol activo en la crisis política que vive el país caribeño transformando su embajada en Caracas en refugio de seis opositores al gobierno de Maduro.

Entre los refugiados, que llegaron a la residencia del embajador chileno en Caracas pidiendo "protección", figuran cinco de los 33 magistrados de la Corte Suprema paralela nombrada por el Parlamento, de mayoría opositora. El restante es el dirigente político Roberto Enríquez.

Al igual que Chile varios países de la región expresaron un fuerte rechazo a la salida de la magistrada.

Asimismo, este sábado los socios fundadores del Mercado Común del Sur (Mercosur), Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay, decidieron en Sao Paulo suspender a Venezuela del bloque por "ruptura del orden democrático"