•   Perú  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los 17 países de América y el Caribe reunidos en Lima para tratar la situación de Venezuela reafirmaron su opinión común de que esa nación “ya no es una democracia” y que “los actos que emanen” de su Asamblea Constituyente “son ilegítimos”.

Esas fueron dos de las conclusiones expresadas en la denominada declaración de Lima, que incluyó el reconocimiento de la Asamblea Nacional como único órgano legítimamente electo en Venezuela.

En un comunicado leído a la prensa por el canciller peruano Ricardo Luna, expresaron “su condena a la ruptura del orden democrático en Venezuela” y “su decisión de no reconocer a la Asamblea Constituyente” que se eligió el 30 de julio, ni los actos que emanen de ella, por su carácter ilegítimo”.

En el documento, suscrito tras siete horas de reunión en la capital peruana, mostraron también “su condena a la violencia sistemática a los derechos humanos y las libertades fundamentales, a la violencia, la represión y la persecución política, a la existencia de presos políticos y la falta de elecciones libres”.

La declaración llega tres días después de que el Mercosur (Mercado Común del Sur) suspendiera a Venezuela esgrimiendo el mismo argumento.

Lea además: Kempes a Maradona: ¿Cómo puedes apoyar la muerte de 124 jóvenes?

ONU se pronuncia

El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al Hussein, alertó sobre el “uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias” contra manifestantes e incluso, “torturas”. 

Hussein dijo tener informes de “uso generalizado y sistemático de fuerza excesiva y detenciones arbitrarias contra los manifestantes” en Venezuela, “e incluso de torturas”.
El secretario general del organismo, António Guterres, temió que Venezuela se distancie de la paz.

Guterres “está preocupado de que los recientes desarrollos en Venezuela puedan llevar a una mayor escalada de tensiones y distanciar al país de un camino que conduzca a una solución pacífica de sus desafíos”, dijo su portavoz, Stéphane Dujarric, en un comunicado.

El jefe de la ONU insistió en que la crisis venezolana no puede ser resuelta “a través de la imposición de medidas unilaterales” y urgió al gobierno de Nicolás Maduro y a la oposición a retomar las negociaciones.

Guterres aseguró que es preciso llegar a “una solución política basada en el diálogo y el compromiso”.

Países del ALBA  

Mientras en Caracas los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) cerraron filas a favor del presidente venezolano, Nicolás Maduro, al rechazar las sanciones internacionales contra la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) instaurada por el chavismo y mostrar su respaldo a ese órgano.

“Estas acciones contra Venezuela no conducirán a ninguna solución que favorezca al pueblo, y solo tienen como objetivo generar más inestabilidad y alentar a los sectores más violentos de la oposición”, se lee en la resolución adoptada por los cancilleres del ALBA en la reunión extraordinaria a la que asistieron.

Maduro, señalado por la ONU, enfrenta creciente aislamiento internacional

El texto repudia como “injerencias imperialistas” las medidas tomadas por Estados Unidos contra el presidente Maduro y los miembros de su gobierno por llevar adelante la Constituyente, unas sanciones que estudia adoptar también la Unión Europea.

Según la ALBA, medidas como la congelación de bienes que Maduro y otros altos cargos venezolanos tengan en Estados Unidos están dirigidas contra “el pueblo” venezolano y buscan “un cambio de régimen” en el país caribeño.

La alianza de gobiernos socialistas reconoce la validez de una Asamblea Constituyente que fue elegida entre candidatos íntegramente chavistas el 30 de julio, en una jornada marcada por la violencia y las protestas que los cancilleres de la ALBA ven como “un auténtico acto soberano”.

El ALBA es integrada por Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Nicaragua, San Vicente y Granadinas y Venezuela.

Constituyente sesiona

Este martes, en sesión en el Palacio Legislativo, los 545 asambleístas de la Constituyente -todos oficialistas- aprobaron un acuerdo de respaldo a la Fuerza Armada, luego del ataque de un comando de una veintena de hombres a un cuartel en Valencia (norte), el domingo, que dejó dos muertos y ocho capturados.

Militares impidieron ingresar a 15 diputados opositores y la noche del lunes “tomaron” con un grupo de constituyentes el salón protocolar, denunció el Congreso, que debate en el hemiciclo y sesionará hoy.

La Constituyente aprobó una ley marco para una “comisión de la verdad” que investigará hechos de violencia política desde 1999, cuando ascendió al poder Hugo Chávez, fallecido en 2013. Su presidenta, Delcy Rodríguez, lo consideró “un paso histórico”, pero la oposición teme una “cacería de brujas”. 

“Será un tribunal de inquisición”, alertó la legisladora Delsa Solórzano.

La asamblea se estrenó el fin de semana con la destitución de la fiscal general, Luisa Ortega, confesa chavista que rompió con Maduro.

La justicia condenó en la madrugada de este martes a 15 meses de prisión al alcalde de Chacao, Ramón Muchacho, y fijó para hoy audiencia contra David Smolansky, alcalde de El Hatillo, ambos municipios del este de Caracas. Hace diez días fue detenido Alfredo Ramos, alcalde de Barquisimeto (oeste). 

Los tres son procesados por no evitar trancas de vías en las protestas.