•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Seis soldados fueron atropellados la mañana de este miércoles en un suburbio de París, lo que desencadenó una persecución que se saldó con la detención violenta de un sospechoso que viajaba a bordo del vehículo utilizado en el ataque en una carretera al norte del país.

Las fuerzas de seguridad persiguieron al conductor del vehículo, un argelino de 36 años, que se dio a la fuga tras arrollar a un grupo de soldados, cuatro días después de un intento de ataque contra otros militares en la Torre Eiffel.

La detención fue “violenta” y se produjo a primera hora de la tarde en la autovía en dirección de Calais, en el norte, a la altura de la ciudad de Leulinghen-Bernes, según una fuente próxima a la investigación. 

El hombre, herido de bala mientras trataba de escapar, fue hospitalizado. Reside en las afueras de París, legalmente, y no tiene antecedentes penales, según una fuente judicial.

El Gobierno denunció rápidamente un “acto deliberado”, y la Fiscalía antiterrorista abrió una investigación.

Ola de atentos

Francia, que participa en la coalición militar internacional para expulsar al grupo yihadista Estado Islámico (EI) de Irak y Siria, está especialmente amenazada por los grupos islamistas. 

Desde enero de 2015, una ola de atentados yihadistas, la mayoría reivindicados por el EI, dejaron 239 muertos. Los últimos, en especial contra las fuerzas de seguridad y en lugares emblemáticos. 

El presidente francés, Emmanuel Macron, transmitió este miércoles por Twitter sus “felicitaciones a las fuerzas del orden, que detuvieron al autor del ataque”, y manifestó su “apoyo a los militares atacados en el marco de su misión de protección”.

Aunque los investigadores afirman que se trata del mismo vehículo que el utilizado para arrollar a los militares, no han confirmado todavía que el conductor detenido sea el mismo que perpetró el ataque. 

Tres de los militares resultaron heridos leves, y los otros tres están más graves aunque su vida no corre peligro.