•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente Donald Trump avivó de nuevo este viernes la retórica beligerante que mantiene con el régimen de Corea del Norte, al afirmar que Estados Unidos tiene "listas" sus opciones militares.

"Las soluciones militares están listas para ser desplegadas si Corea del Norte actúa de forma imprudente. Espero que (el líder norcoreano) Kim Jong Un encuentre otra vía", escribió en su cuenta de Twitter.

A lo largo de la semana, Trump ha endurecido su discurso contra Pyongyang. El martes garantizó desatar "fuego e ira" si el hermético régimen mantiene sus amenazas y su carrera armamentística, pero el jueves apuntó que su promesa no fue lo "bastante dura".

La tensión entre ambos países repuntó después de que Corea del Norte probara con éxito dos misiles balísticos intercontinentales (ICBM), que según expertos pueden alcanzar territorio estadounidense.

El gobierno estadounidense logró que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara por unanimidad un nuevo paquetes de sanciones contra el régimen norcoreano.

Pero Pyongyang amenazó esta semana con lanzar cuatro misiles cerca de la isla estadounidense de Guam, un enclave estratégico en medio del Pacífico que alberga una base naval, otra aérea y cerca de 6.000 soldados.

-China pide "prudencia" a EEUU y Corea del Norte-

China exhortó el viernes a Corea del Norte y Estados Unidos a "dar muestras de prudencia" y evitar las "demostraciones de fuerza" tras una nueva escalada verbal.

"Pedimos a todas las partes que den muestras de prudencia en sus palabras y sus acciones, y que hagan más para apaciguar las tensiones", declaró Geng Shuang, portavoz del ministerio chino de Relaciones Exteriores.

Washington y Pyongyang deben intentar "reforzar su confianza mutua, en vez de recurrir a las viejas recetas que consisten en encadenar las demostraciones de fuerza", añadió el diplomático en un comunicado.

El jueves, el jefe del Pentágono, Jim Mattis, se había mostrado más prudente que su presidente, insistiendo en el hecho de que "el esfuerzo estadounidense es conducido por la diplomacia" y alertando sobre el escenario "catastrófico" de un conflicto armado.

Pyongyang había presentado horas antes su plan de lanzar cuatro misiles contra la isla de Guam, bastión estratégico de Estados Unidos en la región, acción que consideró "una advertencia" a Trump.

Esa guerra retórica acerca de los programas balístico y nuclear de Pyongyang alimenta el temor a un error de cálculo que tendría consecuencias catastróficas para la península coreana y más allá. En julio, el país asiático realizó con éxito pruebas de misiles balísticos intercontinentales (ICBM), que podrían alcanzar territorio estadounidense.


-Pekín 'puede hacer mucho más'-

Consultado sobre eventuales ataques preventivos, Trump eludió dar una respuesta clara. "Nos preparamos ante numerosos escenarios diferentes", declaró.

John Delury, profesor en la Universidad Yonsei de Seúl, opinó que podría producirse "una mini-crisis de los misiles cubana" en la región. En 1962, la instalación de misiles soviéticos en Cuba alimentó temores de una guerra nuclear mundial.

Según analistas, un ataque norcoreano a Guam pondría a Washington en una posición difícil: si no intenta interceptarlo, su credibilidad se vería afectada y Pyongyang se sentiría confiado para hacer una prueba de ICBM de mayor envergadura.


Respecto a China, el principal socio económico de Corea del Norte, Trump consideró que "puede hacer mucho más" para presionar al régimen de Kim Jong-Un, a pesar de que Pekín se unió el sábado pasado al conjunto del Consejo de Seguridad de la ONU para adoptar nuevas sanciones contra Pyongyang.

Entretanto, Pekín aboga por una solución "negociada" del caso norcoreano, sin darle la razón a ninguno de los bandos enfrentados. China propuso en varias ocasiones una solución para salir de la crisis: que Corea del Norte acabe con sus ensayos nucleares y balísticos mientras Estados Unidos y Corea del Sur ponen fin a sus ejercicios militares conjuntos.

Este viernes, el diario oficial chino Global Times abundó en la idea de que Pekín no debería intervenir en caso de conflicto entre Washington y Pyongyang. El gobierno debe "dejar claro que si Corea del Norte envía misiles que amenacen el suelo estadounidense en primer lugar y que Estados Unidos reacciona, China permanecerá neutra", opinó en un editorial.