•   Santiago, Chile  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Chile ha puesto bajo estrecha vigilancia la falla de San Ramón para tratar de descifrar el comportamiento de esta fuente de elevado potencial sísmico, capaz de destruir la zona oriental de Santiago.

Un terremoto de gran magnitud podría afectar de lleno esta urbe de unos 7 millones de habitantes. Nadie sabe cuándo ocurrirá, pero en la falla se "ha acumulado suficiente esfuerzo tectónico como para generar otro sismo mayor" en cualquier momento, comenta a la AFP Gabriel Vargas, geólogo y director del proyecto de monitoreo de la falla de San Ramón.

"Podría ser en los próximos minutos o podría ser en cosa de los próximos 100 o 1.000 años", alerta el experto basándose en el hecho de que la falla generó sus dos últimos sismos mayores hace 17.000 y 8.000 años.

Con una extensión de al menos 30 kilómetros, San Ramón puede generar sismos "dos o tres veces más (intensos), por lo menos, de lo que sentimos durante el terremoto de 2010", que en la capital chilena alcanzó una magnitud de 8,3 y en su epicentro, en la región del Bío Bío, 500 km al sur, llegó a 8,8.

En el terremoto murió medio millar de personas y se produjeron pérdidas por unos 30.000 millones de dólares, según datos oficiales.

Los primeros resultados del monitoreo, que arrancó en octubre pasado y se extenderá hasta 2019, confirmaron que este accidente geográfico está activo, generando sismos de magnitudes que no han sobrepasado los dos grados.

-Gran hermano sismico-

En uno de los países más sísmicos del mundo, que en los últimos siete años soportó tres terremotos por encima de los ocho grados, el monitoreo sismológico es pan de cada día.

Con más de ochenta estaciones y un centro de monitoreo que funciona 24 horas los 365 días del año, Chile está preparado para detectar e informar en minutos las características de las decenas de sismos que ocurren a diario.

Pero la falla de San Ramón implica un nuevo desafío.

Con 12 estaciones ubicadas bajo tierra, en la falla y sus alrededores, la última se instalará próximamente, la red será capaz de informar al instante de la más nimia actividad sísmica.

Esta nueva red "nos sirve para caracterizar la falla, cuál es el potencial de sismos que pueden generar, cuál es el terremoto más grande que puede ocurrir sobre la falla, y si es que se activa toda la falla", explica a la AFP Mario Pardo, subdirector del Centro Sismológico Nacional, eslabón fundamental del proyecto auspiciado por la estatal Oficina Nacional de Emergencia (Onemi).

Al igual que la muerte, los terremotos no se pueden prever, pero hay que prepararse para el peor de los escenarios, acota Pardo.

La magnitud máxima de un terremoto generado por la falla estaría entre 7 y 7,5 grados, según los registros geológicos observados por Vargas y otros investigadores de nivel mundial. Pero no se puede descartar que se produzca un sismo aún mayor.