•  |
  •  |
  • AFP

El balance del terremoto que sacudió el martes la provincia china de Sichuan aumentó a 23 muertos tras el descubrimiento de otros tres cuerpos, anunciaron este viernes las autoridades locales.

Los tres cadáveres fueron hallados en un autocar que cayó al fondo de un barranco, señaló un responsable del distrito de Aba, epicentro del sismo. El nuevo balance señala también 493 heridos, 45 de ellos graves.

El terremoto, de magnitud 6,5 según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), se produjo en una zona montañosa y de difícil acceso de la meseta tibetana que alberga la reserva de Jiuzhaigou, un parque natural muy concurrido en verano.

Este parque, famoso por sus lagos color turquesa en los que se reflejan las montañas, está inscrito en la lista de Patrimonio Mundial de la UNESCO. Pero sus idílicos paisajes fueron transformados por el terremoto, que vació algunos lagos y provocó torrentes de lodo.

Unas 70.000 personas, en su mayoría turistas, tuvieron que ser evacuadas de la zona siniestrada, según medios estatales.

El sismo reavivó entre la población local el traumático recuerdo de un terremoto de magnitud 8 que dejó 87.000 muertos y desaparecidos en la región en 2008.

-China destina 27.100 millones de dólares para reparar daños por seísmos-

El Gobierno chino aprobó una partida especial de 180.000 millones de yuanes (27.000 millones de dólares) para reparación de daños y atención a víctimas de los dos seísmos que esta semana han sacudido el oeste de su país.

De ese total, 15.000 millones de dólares se dirigirán a la provincia de Sichuan, donde la noche del martes un terremoto de 7 grados de magnitud causó 20 muertos y más de 400 heridos en uno de los parques naturales más visitados de China, el de Jiuzhaigou.

Los 12.000 millones de dólares restantes se destinarán a la región autónoma de Xinjiang, fronteriza con Asia Central en el noroeste de China, donde otro seísmo de 6,7 grados en la mañana del miércoles, horas después del ocurrido en Sichuan, provocó 32 heridos y daños a más de un millar de viviendas en la comarca de Jinghe.

Equipos de rescate y ayuda humanitaria continúan trabajando en los dos lugares para atender a las víctimas.